Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Los organismos de inteligencia de Estados Unidos están monitoreando dos buques de guerra iraníes cuyo destino final puede ser Venezuela, según publicó el portal estadounidense 'Politico' citando tres fuentes familiarizadas con la situación, en lo que sería un movimiento provocador en un momento tenso de las relaciones entre Estados Unidos e Irán.

Una fragata iraní y el Makran, un buque petrolero que fue convertido en una base expedicionaria flotante, se dirigen hacia el sur a lo largo de la costa este de África, dijeron los funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato.

Los funcionarios estadounidenses no saben con certeza el destino de los barcos iraníes, pero creen que, en última instancia, podrían dirigirse a Venezuela. La intención de Irán de enviar los barcos en dirección al hemisferio occidental sigue siendo un misterio, al igual que su cargamento.

En los últimos años, Teherán se ha consolidado como uno de los principales apoyos de la dictadura chavista de Nicolás Maduro y se ha transformado en uno de sus mayores socios comerciales en los sectores del hidrocarburos, salud y alimentos.

Los dos países han enfrentado severas sanciones económicas de Estados Unidos y han desarrollado vínculos estrechos en los últimos años, con una cooperación que va desde envíos de gasolina hasta proyectos conjuntos de automóviles y fábricas de cemento.

Politico informó que altos funcionarios del régimen chavista ya han sido advertidos de que recibir con honores los buques de guerra iraníes sería un error pero, detalla la publicación, no está claro si Maduro ha prestado atención a esa advertencia… “La sola presencia de buques de guerra iraníes en el patio trasero de Estados Unidos representaría un desafío a la autoridad estadounidense en la región, y probablemente avivaría el debate en Washington sobre la decisión del presidente Joe Biden de reabrir las negociaciones con Teherán”, asegura el medio norteamericano.

La mera presencia de buques de guerra iraníes en el patio trasero de Estados Unidos representaría un desafío a la autoridad estadounidense en la región y probablemente inflamaría el debate en Washington sobre la decisión del presidente Joe Biden de reabrir las negociaciones con Teherán.

Los medios iraníes han afirmado que el Makran de 755 pies de largo, que fue incorporado por la Armada Iraní este año, puede servir como plataforma para la guerra electrónica y misiones de operaciones especiales. Funcionarios iraníes se han jactado de las capacidades de misiles y armas del barco que además puede transportar de seis a siete helicópteros, así como drones.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela declinó hacer comentarios. Un portavoz de la Misión iraní ante la ONU se negó a comentar. Y los portavoces de la Casa Blanca y el Pentágono declinaron hacer comentarios.

La llegada de las embarcaciones sería especialmente inoportuna para aquellos que trabajan activamente para una disminución de las tensiones entre Washington y Teherán, y podría frenar la posibilidad de que EEUU se reincorpore al acuerdo de 2015 para frenar el programa nuclear iraní, el Plan de Acción Integral Conjunto, que Donald Trump abandonó en 2018. Esas conversaciones están en curso en Viena.

Los gobiernos de Teherán y Caracas se han acostumbrado a desafiar a Estados Unidos, con quien cada país tiene una historia compleja. El gobierno venezolano fue uno de los primeros en reconocer a la República Islámica después del derrocamiento del sha en 1979, un aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente.

Teherán se opone regularmente a la presencia de buques de guerra estadounidenses en la región del Golfo Pérsico, y anteriormente había amenazado con hacer una demostración similar de fuerza en el patio trasero de Estados Unidos, pero nunca la cumplió.

El régimen autoritario de Maduro ha sido rechazado por muchos países, incluidos sus vecinos latinoamericanos. Estados Unidos ha impuesto reiteradamente sanciones más duras que han castigado a una economía ya devastada por la mala gestión, la corrupción y Covid.

De concretarse, esta no sería la primera vez que buques iraníes llegan a la Venezuela de Maduro. Entre mayo y junio del 2020, Irán envió buques con 1,5 millones de litros de gasolina, en medio de una escasez agravada durante la pandemia de COVID-19 en la otrora potencia petrolera. Para Irán, los buques representan una forma de recolectar dinero para su teocracia chiita y de ejercer presión sobre Estados Unidos.

En diciembre, el máximo comandante de las tropas estadounidenses en América Central y del Sur describió la creciente presencia militar de Irán en Venezuela como "alarmante". En comentarios publicados por The Wall Street Journal, el almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur de Estados Unidos, dijo que la presencia de personal de la Fuerza Quds de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán es particularmente preocupante.

La administración Trump designó a la Guardia Revolucionaria como una organización terrorista en 2019 y mató a su comandante de la Fuerza Quds, el general Qasem Soleimani, el año pasado en un ataque aéreo en Irak.

El verano pasado, las autoridades estadounidenses incautaron cuatro barcos que transportaban carga desde Irán a Venezuela. En un momento de su viaje, esos barcos y otros cinco viajaban escoltados con un buque de inteligencia naval iraní.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!