Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este lunes sanciones contra Turquía, aliado de Washington en la OTAN, por la compra a Rusia del sistema antimisiles S-400, uno de los orgullos de la industria armamentista rusa. 

Las sanciones se dirigen contra la Presidencia de las Industrias de Defensa, el organismo público conocido por sus siglas en turco "SSB" y que fue creado con el objetivo de fortalecer la industria de seguridad turca mediante, entre otros, la compra de tecnología militar.

En concreto, las sanciones restringen las exportaciones de bienes y tecnología estadounidense a ese organismo y, además, prohíben a ese ente recibir préstamos de bancos estadounidenses por valor de más de 10 millones de dólares en un periodo de 12 meses, informaron en una rueda de prensa dos altos cargos del Departamento de Estado, Matthew Palmer y Christopher Ford.

Las medidas económicas llegan en un contexto de crecientes tensiones entre Washington y Ankara, ambos miembros de la OTAN. El país euroasiático recibió el sistema de misiles el año pasado pese a haber sido advertido que tal decisión no era compatible con su pertenencia a la organización militar de los países del Atlántico Norte.

“A pesar de nuestras advertencias, Turquía siguió adelante con la compra y prueba del sistema S-400 de Rusia. Las sanciones impuestas hoy contra SSB demuestran que Estados Unidos hará cumplir la ley CAATSA”, expresó Pompeo en su cuenta de Twitter, en referencia a la legislación estadounidense para contrarrestar a adversarios a través de sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés).

Es la primera vez que esta legislación se usa en contra de un país que es considerado como un aliado del país norteamericano.“No vamos a tolerar transacciones significativas con el sector de la defensa de Rusia”, agregó.

En concreto, la administración de Donald Trump prohibió todas las licencias de exportación a la Industria de Defensa de la Presidencia y rechazará cualquier pedido de visas que pueda realizar su presidente, Ismail Demir.

“Estados Unidos le había aclarado a Turquía en las más altas esferas de gobierno y en reiteradas ocasiones que su compra del sistema S-400 pondría en peligro la seguridad de la tecnología militar estadounidense y su personal, proveería una cantidad sustancial de fondos al sector de defensa ruso y acceso a la industria defensiva y de las fuerzas armadas turca”, explicó Pompeo en otro párrafo de su declaración.

Y agregó: “Sin embargo, Turquía decidió seguir adelante con la compra y las pruebas del S-400 pese a la disponibilidad de sistemas alternativos e interoperables dentro de la OTAN para cumplir con esos requisitos defensivos”. “Urjo a Turquía a resolver el problema de los S-400 inmediatamente en coordinación con los Estados Unidos. Turquía es un aliado valioso y un importante socio regional en la esfera de defensa, y buscamos continuar con nuestra historia de cooperación defensiva que se ha extendido durante décadas con la remoción del obstáculo de los S-400 lo más pronto posible”.

Ankara, por su parte, reaccionó a través del ministerio de Relaciones Exteriores el cual “condenó y rechazó” las sanciones y las calificó de “injustas”. “Turquía dará los pasos necesarios contra esta decisión, que inevitablemente afectará nuestras relaciones de manera negativa, y tomará medidas recíprocas en el momento y de la manera en que lo considere necesario”.

El documento reiteró la aseveración de Turquía de que la compra no altera los sistemas de la OTAN. Y concluyó con un llamado a los Estados Unidos para que “revierta lo antes posible este error”, asegurando que la administración de Erdogan está lista para el diálogo y la diplomacia.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!