Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Gobierno de Donald Trump anunció este 29 de julio que traerá de vuelta desde Alemania hasta Estados Unidos a alrededor de 6.400 soldados y que trasladará a otros 5.600 a diferentes países de Europa. El mandatario responsabiliza del súbito cambio a la “incapacidad” alemana para cumplir con los objetivos de la OTAN, mientras que el secretario de Defensa, Mark Esper, argumenta que el movimiento de las tropas hace parte de una estrategia para disuadir a Rusia. 

En general, Estados Unidos tiene alrededor de 47.000 soldados y personal civil en Alemania. La mayoría de ellos, unos 36.000, están en servicio activo y se encuentran en varias bases del Ejército, la Fuerza Aérea y el Comando Europeo de Estados Unidos (EUCOM) en Stuttgart, al suroeste del país.

Se estima que, con el movimiento de las tropas, unos 24.000 soldados todavía estarán en funciones en la nación europea. Aún así, el retiro de esta parte representa una reprimenda notable a uno de los aliados militares y socios comerciales más cercanos de Estados Unidos.

Los funcionarios estadounidenses enfatizaron que solo un número relativamente "pequeño" de unidades avanzadas se moverían pronto. El resto de los retiros de tropas tardaría años en implementarse por completo.

Trump ya había anunciado en junio su intención de reducir en aproximadamente un tercio el contingente de tropas estadounidenses en Alemania.

En declaraciones dadas a la prensa este miércoles, Trump criticó a Alemania por no cumplir con el objetivo establecido en 2014 para que los miembros de la OTAN detengan los recortes presupuestarios y avancen hacia el gasto de al menos el 2% del Producto Nacional Bruto en defensa para 2024.


"Ya no queremos ser los tontos (...) Estamos reduciendo la fuerza porque no están pagando sus cuentas. Es muy simple. Son delincuentes", dijo el mandatario republicano, quien también indicó que podría repensar la decisión de retirar las tropas de Alemania "si comienzan a pagar sus cuentas". 

Esper, por su parte, no se ha referido a la retirada en esos términos y dijo que, si bien la decisión fue "acelerada" por las órdenes de Trump, los movimientos también promueven objetivos estratégicos más grandes como, por ejemplo, desplazar fuerzas más al este hacia las regiones del Mar Negro y el Báltico, lo que tranquilizará a los aliados europeos, y disuadir la intervención rusa luego de la anexión en 2014 de la Península de Crimea, comentario que probablemente moleste a Moscú.

Varios líderes alemanes han hecho un llamado a los miembros del Congreso estadounidense para que bloqueen la retirada anunciada por Trump, criticando al mandatario por sus “impulsos políticos, no estratégicos”. 

Norbert Roettgen, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento alemán, dijo a la prensa de su país que no apoyaba la decisión de trasladar el EUCOM a Bélgica porque, según él, esto podría alterar las operaciones en Medio Oriente y África.

"En lugar de fortalecer a la OTAN, la retirada de las tropas debilitará la alianza", agregó Roettgen. "La efectividad de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos no aumenta, sino que se reduce, especialmente con respecto a Rusia y los conflictos militares en curso en el Medio Oriente". 

Los miembros del propio partido político de Trump han criticado el movimiento de tropas como “un regalo para Rusia” y una “amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos”.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!