Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Aviones Kfir pusieron a prueba recientemente los avanzados sistemas de defensa aérea del portaaviones más moderno en el inventario de la Armada de los Estados Unidos. Durante varios días el USS Gerald R. Ford tuvo que enfrentar ataques simulados de los cazabombarderos de origen israeí operados por ATAC, una empresa contratista estadounidense que tiene varias décadas proporcionando servicio de agresores a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para pulir las habilidades de combate de sus marineros y pilotos de caza.

Los aviones Kfir C7 fueron apoyados por cazas Hawker Hunter de ATAC (Airborne Tactical Advantage Company) en los ejercicios navales contra el gigantesco buque de la Armada, simulando misiles crucero entrantes y aviones hostiles.

La Armada de Estados Unidos reveló que estas pruebas a las defensas aéreas del USS Ford habían tenido lugar durante el mes de abril, durante pruebas de mar llevadas a cabo en el Océano Atlántico. Allí se probó el radar de banda dual DBR que está integrado con los dos lanzadores de misiles RIM-162 Evolved Sea Sparrow Missile (ESSM) y un par de lanzadores de misiles RIM-116 Rolling Airframe Missile (RAM) optimizados para defensa cercana.

El radar DBR ha sido foco de muchos problemas para la clase Ford en el pasado, pruebas anteriores realizadas en tierra habían demostrado que el sistema tenía problemas para rastrear amenazas y dar señales a los sistemas defensivos para atacarlos, y era confundido regularmente por el 'clutter' de fondo que lo llevaba a mostrar información falsa a los operadores.

Si bien los Kfir F-21 y los Hunters no son aviones particularmente modernos le otorgaron a la marina norteamericana una valiosa oportunidad para ver cómo el radar del Ford y los otros sistemas de defensa aérea se comportan contra amenazas simuladas sobre el océano abierto.

Volando en perfiles de amenazas representativos, llevando emisores de radar y hasta sistemas de guerra electrónica, los Hunters y los Kfir pudieron simular varias amenazas subsónicas y supersónicas respectivamente, incluidos los misiles de crucero subsónicos antibuque.

La protección contra las amenazas aéreas y de misiles siempre ha sido crítica para los principales buques capitales de la Armada de Estados Unidos, especialmente para los portaaviones. Estas capacidades defensivas se han vuelto más vitales a medida que los adversarios potenciales como Rusia y China, utilizan cada vez más armas antibuque avanzadas, incluidos misiles de crucero antibuque de largo alcance y misiles balísticos antibuque de lanzamiento aéreo y de superficie. Las amenazas hipersónicas también son una preocupación creciente.

El USS Gerald R. Ford (CVN-78) es un portaaviones de la clase Gerald R. Ford, perteneciente a la Armada de los Estados Unidos. Da nombre a su clase, compuesta en principio por tres portaaviones: el propio USS Gerald R. Ford (CVN-78), el USS John F. Kennedy (CVN-79)​ y el USS Enterprise (CVN-80).​ Recibe su nombre en honor al 38 Presidente de los Estados Unidos, Gerald R. Ford.

El portaviones puede navegar a más de treinta nudos, aunque al igual que otros buques de propulsión nuclear la velocidad máxima verdadera es un secreto muy bien guardado.

Aproximadamente 75 aeronaves pueden ser embarcadas al tiempo en el Ford. Eso incluye inicialmente 44 cazabombarderos F/A-18 E/F "Hornet" que sirven en cuatro escuadrones de ataque, y cazas sigilosos F-35C Lightning, 19 helicópteros MH-60R y MH-60S Seahawk, que llevan a cabo misiones de guerra anti-submarina y transporte, cinco aviones de guerra electrónica EA-18G Growler, cuatro aviones E-2D Hawkeye de alerta temprana y control y dos aviones de carga C-2 Greyhound para suministrar el barco en el mar apoyo logístico.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!