Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Estados Unidos desplegó este miércoles, 15 de julio del 2020, un buque de guerra en el Caribe, frente a las costas de Venezuela, en respuesta a un “excesivo reclamo marítimo” de Caracas por otro ejercicio marítimo de la armada estadounidense hace tres semanas, que las autoridades venezolanas calificaron como una “provocación”. 

“Hoy el destructor 'USS Pinckney', un barco lanzamisiles de clase Arleigh Burke desafió el excesivo reclamo marítimo de Venezuela en aguas internacionales durante un exitoso ejercicio de navegación en el Mar Caribe” , informó el Comando Sur de Estados Unidos. 

“El ilegítimo régimen de Maduro reclama indebidamente controles excesivos sobre esas aguas internacionales, que se extienden tres millas (4,8 km) más allá de su mar territorial de 12 millas (19,3 km), una reclamación que es incompatible con el derecho internacional”, explicaron en un comunicado de prensa.

“La Armada de EEUU lleva a cabo operaciones de libertad de navegación en todo el mundo para demostrar el compromiso de los Estados Unidos de defender los derechos, las libertades, el acceso y los usos legítimos de las aguas internacionales y el espacio aéreo garantizado a todas las naciones”, remarcó el informe oficial.

El 23 de junio, Estados Unidos lanzó una operación similar con el buque de guerra “Nitze (DDG 94)” , un ejercicio que Caracas tildó de “provocación” informando que la nave se acercó a 30 millas de la costa. Estados Unidos sostiene que la marina operó en aguas internacionales, fuera de las 12 millas náuticas que son jurisdicción venezolana.


El Comando Sur informó que el 'USS Pinckney' junto con otros buques de la Armada operan en esta zona del Caribe en el marco de sus operaciones antinarcóticos. “

El comunicado también incluyó declaraciones del Almirante de la Armada Craig Faller, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos. “Ejerceremos nuestro legítimo derecho a navegar libremente en aguas internacionales sin tener que aceptar reclamaciones ilegales. El derecho garantizado de las naciones a acceder, transitar y navegar en aguas internacionales no está sujeto a imposiciones o restricciones que violen abiertamente el derecho internacional”.

“El acceso global a las aguas internacionales protege los intereses nacionales de los Estados Unidos, promueve un orden internacional justo y asegura que la Armada de los Estados Unidos pueda cumplir misiones clave, incluyendo despliegues de asistencia humanitaria, operaciones de ayuda en caso de desastres, apoyo a los esfuerzos internacionales contra los narcóticos y ejercicios multinacionales que fortalecen las asociaciones regionales”, concluyó el Comando Sur sobre la maniobra de este miércoles.

La Armada de los Estados Unidos ya había impugnado previamente el reclamo marítimo del régimen de Nicolás Maduro el pasado 23 de junio, cuando el USS Nitze completó “legal y pacíficamente” una operación similar en aguas internacionales.

En concreto, se mantuvo por fuera de las 12 millas náuticas (unos 22 kilómetros) que marcan el límite de las aguas jurisdiccionales venezolanas, y luego atravesó un área que la dictadura reclama como propia, a pesar de no tener un control efectivo.

Venezuela mantiene aún límites sin definir con Colombia, Dominica, San Cristóbal y Nieves y el Reino Unido, a través de la isla de Montserrat. El país tiene también una frontera marítima con los Estados Unidos, a través de Puerto Rico y las Islas Vírgenes, aunque estos límites están resueltos.

Las naves de guerra de la marina estadounidense rutinariamente realizan estas “operaciones de libertad de navegación” en aguas internacionales de todo el mundo, en especial en el Pacífico, donde China ha estado en los últimos años reclamando más espacios a costa de sus vecinos.

El USS Pinckney, así como otros buques de la Armada y del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos, están operando actualmente en el Caribe como parte de la operación antinarcóticos “más grande de Occidente” anunciada en abril por el presidente Donald Trump.

Estas misiones, conocidas como FONOPS (Freedom of Navigation Operations) en la jerga del Departamento de Defensa de Estados Unidos, consisten en ejercer el derecho a la libre navegación en aguas internacionales de acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar firmada en 1982, aún si un Estado reclama esas aguas como propias.

Estados Unidos no reconoce el segundo mandato de Nicolás Maduro y considera como presidente interino de Venezuela al líder del Parlamento, Juan Guaidó.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!