Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Estados Unidos ordenó el miércoles la suspensión de todos los vuelos de las aerolíneas chinas dentro y fuera de los Estados Unidos después de que Beijing no permitiera a las compañías estadounidenses reanudar sus servicios a China.

La medida se suma a un creciente conjunto de puntos de tensión entre las dos economías más grandes del mundo después de la crisis del coronavirus.

La acción de Estados Unidos, que entrará en vigencia el 16 de junio, pero podría implementarse antes si el presidente Donald Trump lo ordena, afecta a cuatro transportistas civiles chinos, incluidos Air China y China Eastern Airlines; las cuales han seguido volando a Estados Unidos durante toda la pandemia. En cambio, Delta Air Lines y United Airlines han solicitado la reanudación de las operaciones, pero aún no han recibido respuesta de China.

"Aerolíneas estadounidenses pidieron reiniciar el servicio de pasajeros desde el 1 de junio. La negativa del gobierno de China a aprobar esas solicitudes es una violación de nuestro Acuerdo de Transporte Aéreo", dijo el departamento estadounidense de Transporte en una nota.

Desde principios de año las aerolíneas estadounidenses suspendieron entonces todos sus servicios debido a la pandemia, mientras que las chinas seguían operando.

"La arbitraria fecha de ‘referencia‘... efectivamente impide a las aerolíneas estadounidenses reinstaurar sus vuelos de pasajeros desde y hacia China", dice la orden estadounidense.

La medida de Trump también afectaría a los vuelos chárter, que se han registrado con regularidad durante toda la pandemia. El departamento también dijo que hay indicios de que aerolíneas chinas utilizan vuelos charter para sortear el limite de un vuelo por semana para incrementar su ventaja sobre las compañías estadounidenses.

"Nuestra meta fundamental no es perpetuar esta situación sino un mejor ambiente en el que aerolíneas de los dos países puedan ejercer completamente sus derechos bilaterales", dijo del departamento de Transporte.

Estados Unidos prohibió a finales de enero la entrada de ciudadanos extranjeros que habían estado en los últimos días en China, donde se originó la pandemia del coronavirus, pero no vetó las operaciones aéreas por parte de las empresas asiáticas. Las compañías estadounidenses paralizaron en febrero los vuelos de pasajeros de manera voluntaria y ahora los quieren retomar. El negocio de carga, no obstante, ha seguido funcionando con normalidad.

La Casa Blanca acusa a Pekín de la rápida propagación del coronavirus en todo el mundo, originando una grave crisis de salud internacional que ha paralizado la economía. Las tensas relaciones amenazan con romper la frágil tregua comercial, lo que supone una nueva fuente de incertidumbres en los mercados.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]