Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Como si nada hubiera hecho y nada hubiera pasado, las autoridades colombianas expulsaron del territorio nacional al espía venezolano Gerardo José Rojas Castillo, quien es oficial activo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela y desde hace más de un año adelantaba labores de inteligencia contra las unidades más estratégicas del Ejército Nacional.

A pesar de la gravedad del hecho y de poner en riesgo la seguridad nacional, el ciudadano extranjero fue expulsado de manera discrecional por la autoridad migratoria colombiana, con base en un informe entregado por el Ejército Nacional en el que se indicaría que el ciudadano venezolano, estaría adelantando actividades no autorizadas las cuales pondrían en riesgo la seguridad de los soldados desplegados en esta región del país y ubicarían a las fuerzas militares en una evidente desventaja estratégica frente a las fuerzas armadas chavistas en caso de un conflicto armado convencional.

A pesar de la gravedad del asunto, se tomó la decisión, por parte de la Regional Guajira de Migración Colombia, de expulsar al ciudadano extranjero por un periodo de diez años, tiempo durante el cual no podrá ingresar al país y después, para hacerlo, deberá portar una visa expedida por la Cancillería de Colombia.

Rojas Castillo fue detenido el día de ayer en la ciudad de Valledupar por miembros del Ejército Nacional y dejado a disposición de Migración Colombia, quien el día de hoy condujo al extranjero hasta el corregimiento de Paraguachón con el fin de hacer efectiva la medida de expulsión.



El Ejército de Colombia anunció a través de un comunicado que capturó a un espía de las Fuerzas Armadas de Venezuela tras un año de investigación de Contrainteligencia. El sujeto que había llegado al país como supuesto refugiado estaba llevando a cabo "actividades de espionaje de las unidades militares".

La captura se produjo este miércoles 10 de junio, después de un arduo trabajo de contrainteligencia y seguimientos de más de un año, gracias a la acción de tropas la Décima Brigada Blindada, unidad militar orgánica de la Primera División del Ejército Nacional, en un trabajo interinstitucional junto al Ministerio de Relaciones Exteriores y Migración Colombia.

La aprehensión se realizó en un puesto de control instalado en la Ye de Corazones, en la vía que comunica de Valledupar al departamento de La Guajira, luego de establecer que esta persona ingresó al país en calidad de refugiado, con la misión de desarrollar actividades de espionaje a las unidades militares en el territorio nacional, especialmente sobre los departamentos de La Guajira y Cesar.

En el momento de su aprehensión esta persona tenía en su poder documentos que le acreditan como militar activo en el grado de sargento segundo, identificado como Gerardo José Rojas Castillo, procedente de la ciudad de Carora, del Estado Lara, Venezuela, información que él mismo posteriormente confirmó.

El aprehendido, según datos recopilados, cuenta con los cursos y capacitaciones militares de DGCIM Dirección General Contrainteligencia Militar, Curso Cazador, Fuerzas Especiales o Caribe, curso de Paracaidista, curso de Mando y conducción y curso de Infiltración.

Al parecer, fingía ser el dueño de un puesto de venta de jugos frente a las instalaciones militares y, posteriormente, logró ingresar a una empresa de Transportes de Valledupar como vigilante de seguridad, donde podía observar de forma permanente los movimientos externos del Cantón Militar de la Décima Brigada Blindada.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]