Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Donald Trump anunció que Estados Unidos lanzó la operación antidrogas más grande de Occidente, con un impresionante despliegue naval y aéreo, para no permitir que regímenes dictatoriales se aprovechen de la crisis por el coronavirus. La Armada norteamericana envió buques y la USAF aviones de inteligencia cerca de las costas de Venezuela después de acusar de “narcoterrorismo” al dictador Nicolás Maduro.

“Hoy, Estados Unidos está lanzando nuevas operaciones antinarcóticos mejoradas en el hemisferio occidental para proteger al pueblo estadounidense del flagelo mortal de los narcóticos ilegales. No debemos permitir que los cárteles de la droga exploten la pandemia para amenazar la vida de los estadounidenses", declaró el mandatario durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.

En este sentido, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, también presente en la conferencia de prensa, aseguró que algunos grupos criminales se podrían estar aprovechando del desconcierto generado por el coronavirus.

"Recibimos hace algún tiempo informes de inteligencia que apuntaban que cárteles iban a intentar aprovechar la situación creada por el COVID-19 para introducir más drogas en nuestro país", explicó Milley, quien rechazó entrar en detalles antes de concluir: "Estamos en guerra con el COVID-19, estamos en guerra con los terroristas y estamos en guerra con los cárteles de la droga".

El presidente agregó que, en cooperación con 22 naciones asociadas, el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de EE.UU. aumentará la vigilancia, la interceptación y la incautación de los envíos de drogas y brindará apoyo adicional para los esfuerzos de erradicación que se están llevando a cabo en este momento a "un ritmo récord".

"Estamos desplegando destructores adicionales de la Armada, barcos de combate, aviones y helicópteros, patrulleras de la Guardia Costera y aviones de vigilancia de la Fuerza Aérea, duplicando nuestras capacidades en la región", detalló Trump.

En el encuentro diario con la prensa para reportar sobre la pandemia del coronavirus, el presidente, que habitualmente está rodeado del equipo designado por el gobierno para gestionar esa crisis, en esta ocasión contó con la presencia de varios altos mandos militares, como el secretario de Defensa, Mark Esper, así como el secretario de Justicia, William Barr, quienes explicaron el trabajo que se ha emprendido para luchar contra el narcotráfico.

Además de los cárteles del narcotráfico de México, Colombia y el Triángulo Norte, la nueva operación antidrogas tiene también al presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, en el punto de mira: "El régimen ilegítimo de Maduro, en Venezuela, depende de los beneficios que proceden de la droga para mantener su poder opresor", aseguró el secretario Esper.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert C. O’Brien señaló al presidente en disputa de Venezuela como una "amenaza" para la seguridad nacional de EE.UU. y dijo que la nueva operación antidrogas "reducirá el apoyo con el que el régimen de Maduro financia sus actividades maliciosas".

"Los cárteles (mexicanos) tienen que ser derrotados en favor de los estadounidenses y del pueblo de México y de Venezuela", aseveró el fiscal general William Barr, aludiendo a la nueva operación antidroga que EE.UU. lanzará en Latinoamérica en cooperación con otras 22 naciones.

La misión es parte del compromiso anunciado por Estados Unidos de mejorar las operaciones antidrogas en el hemisferio. Sin embargo, adquirió mayor urgencia después de la acusación de la semana pasada a Maduro y a los miembros de su círculo íntimo y militar. El Departamento de Justicia norteamericano los acusa de liderar una conspiración narcoterrorista responsable del contrabando de 250 toneladas métricas de cocaína al año en los Estados Unidos.

El gobierno estadounidense ofreció una recompensa de 15 millones de dólares a quien brinde información que permita el arresto de Nicolás Maduro. El mandatario venezolano calificó la maniobra como la de un “vaquero racista”, y acusó al jefe de Estado norteamericano de intentar apoderarse de las vastas reservas de petróleo de Venezuela.

EE.UU. también ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares cada una por información relacionada con Diosdado Cabello, titular de la Asamblea Nacional Constituyente; el general (retirado) Hugo Carvajal Barrios, ex director de la Inteligencia Militar de Venezuela (DGCIM); Clíver Alcalá, General Mayor (retirado) del Ejército de Venezuela; y Tareck El Aissami, ministro de Industria y Producción Nacional. “Mientras ocupaban puestos clave en el régimen de Maduro, estos individuos violaron la confianza pública al facilitar los envíos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de los aviones que salen de una base aérea venezolana, así como el control de las rutas de la droga a través de los puertos de Venezuela”, acusaron en un comunicado.


Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]