Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

El satélite venezolano Simón Bolívar, lanzado desde China en octubre de 2008, ya no continuará prestando servicios de telecomunicación al país sudamericano luego de presentar una falla aún no especificada que lo sacó de su orbita, informó este miércoles, 25 de marzo, el ministerio de Ciencia y Tecnología.

Mediante un comunicado del ministerio reiteraron que el gobierno de Nicolás Maduro está trabajando en la activación de los servicios prioritarios de los venezolanos. La misiva no detalla información al respecto ni cuál falla presentó; sin embargo, el portal Space News especifica en una publicación del 23 de marzo que diversas maniobras lo dejaron caer "en una órbita inutilizable".

El régimen de Maduro aseguró que "después de aproximadamente doce años de operaciones y debido a una falla, el satélite Simón Bolívar no continuará prestando servicios de telecomunicaciones".

El satélite VeneSat-1, construido por China Great Wall Industry Corp. y lanzado a fines de 2008 en una misión de 15 años para proporcionar servicios de televisión y banda ancha a Venezuela, ha estado atascado durante 10 días en una órbita elíptica sobre el arco geoestacionario que le imposibilita prestar servicios de telecomunicación al gobierno venezolano.

Según la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales, el satélite brindaba servicios de televisión satelital, acceso a internet y soporte de la telefonía móvil celular del Estado.

ExoAnalytic Solutions, con sede en California, que opera una red de telescopios de rastreo de satélites y escombros, detectó un “cambio de órbita significativo” del VeneSat-1 el 13 de marzo a las 3:15 a.m., hora del este de los Estados Unidos. En ese momento el satélite dejó su posición a 78 grados al oeste longitud sobre Venezuela, dijo Bill Therien, vicepresidente de ingeniería de ExoAnalytic a SpaceNews. Aproximadamente tres horas después, el satélite realizó otra maniobra que lo hizo caer hacia el oeste, dijo.

Las observaciones del telescopio de ExoAnalytic y AGI, emplazado en Pennsylvania, muestran que el VeneSat-1 cayó en una órbita elíptica que en su punto más bajo está a 50 kilómetros sobre el arco geosincrónico donde residen los satélites de comunicaciones más grandes.

Bob Hall, director técnico de AGI para la conciencia de la situación espacial, dijo que VeneSat-1 se ha alejado 30 grados de su slot orbital original desde el 13 de marzo. Si el satélite se desvía otros 40 grados, estará más allá de la línea de visión de Venezuela, lo que complica cualquier esfuerzo para restablecer el control de la nave espacial a menos que Venezuela dependa de estaciones terrestres en otros países.

Cuando los satélites geoestacionarios viejos o defenctuosos se ponen fuera de servicio, se espera que los operadores los maniobren en las llamadas órbitas de cementerio, generalmente de 300 a 500 kilómetros por encima de la correa geosincrónica. A tales altitudes, los satélites muertos deberían continuar orbitando durante miles de años sin poner en peligro los satélites activos.

Las observaciones de AGI y ExoAnalytic sugieren que los operadores de VeneSat-1 perdieron contacto con el satélite mientras intentaban moverlo a una órbita de cementerio adecuada, no elíptica.


Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!