Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

La aviación de Estados Unidos ha vuelto hoy a bombardear a los talibanes, apenas cuatro días después de acordar con ellos en Qatar su retirada gradual de Afganistán. La intervención estadounidense se ha producido en auxilio de un cuartel de Ejército Afgano, que se encontraba bajo fuego talibán. El portavoz norteamericano en Afganistán lo ha confirmado: “Este ha sido nuestro primer bombardeo contra los talibanes en 11 días”. Aunque ha subrayado que se trataba de una acción “defensiva”.

El portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el coronel Sonny Leggett, informó en su cuenta oficial de Twitter que hoy “EEUU llevó a cabo un bombardeo contra combatientes talibanes que estaban atacando un puesto de control” de las fuerzas de seguridad afganas en la provincia meridional de Helmand.

El portavoz recordó que “solo el 3 de marzo los talibanes llevaron a cabo 43 ataques contra puestos de control de las fuerzas de seguridad afganas en Helmand”, cuando los insurgentes habían asegurado que combatían para “liberar Afganistán de las tropas internacionales”, una retirada que ya se pactó con el acuerdo del sábado.

“Los líderes talibanes prometieron a la comunidad internacional que reducirían la violencia y no aumentarían los ataques. Pedimos a los talibanes que pongan fin a ataques innecesarios y cumplan con sus compromisos. Como hemos demostrado, defenderemos a nuestros socios cuando sea necesario”, remarcó Leggett.

El portavoz, sin embargo, rebajó a continuación en un nuevo tuit el tono de su mensaje: “Para ser claro, estamos comprometidos con la paz, aunque tenemos la responsabilidad de defender a nuestros socios de las fuerzas de seguridad afganas. Los afganos y EEUU han cumplido con sus acuerdos, sin embargo los talibanes parecen tener la intención de malgastar esta oportunidad”, sentenció.

Este bombardeo se produce después de que el martes el presidente estadounidense, Donald Trump, asegurara haber mantenido una “buena conversación” con uno de los líderes talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, en la que acordaron que “no habrá violencia” tras la histórica firma del acuerdo en Qatar.

El acuerdo, que prevé la retirada escalonada de las tropas estadounidenses en catorce meses y el compromiso de los talibanes de no permitir que el suelo afgano se use contra otros países, abría las puertas a unas conversaciones entre el grupo armado y el Gobierno afgano para poner fin a la guerra.

La reducción de la violencia prometida por los talibanes, que fue real durante diez días, parece ahora ilusoria. En cierta manera, como la retirada de estadounidense, que no se completaría hasta dentro de catorce meses. Trump, que llegó a la Casa Blanca prometiendo el fin de guerras perpetuas, parecía haberse anotado un tanto el sábado pasado, por lo menos de cara a su campaña.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]