Entre el 30 de octubre y el primero de noviembre del año 2013 dos bombarderos estratégicos Tupolev TU-160 protagonizaron un grave incidente internacional, luego que violaran el espacio aéreo colombiano en dos ocasiones; cuando realizaban un vuelo entre Venezuela y Nicaragua, como parte de un despliegue similar al que se está llevando a cabo en estos momentos en el vecino país.

En respuesta a esta flagrante violación de la soberanía colombiana, la Fuerza Aérea desplegó en ese entonces toda una gigantesca operación con el fin de resguardar el territorio nacional, escoltando estas poderosas naves rusas hasta su regreso a Venezuela y persuadiéndolas para salir del espacio aéreo nacional; este es el recuento de los hechos.

El primer sobrevuelo

El incidente internacional inició el 30 de Octubre de 2013, cuando 2 bombarderos Tupolev TU-160 ingresaron a espacio aéreo colombiano desde Venezuela, donde se encontraban realizando operaciones de entrenamiento militar.

El centro de control de tráfico aéreo de Barranquilla recibió las aeronaves militares transferidas desde el centro de control de Curacao, entrando en nuestro espacio aéreo en las coordenadas 14° 43' 26" N / 71° 39' 40" W sin la respectiva autorización diplomática para sobrevolar el espacio aéreo colombiano, necesaria cuando se trata de aeronaves militares extranjeras.

En ese desplazamiento, las aeronaves intrusas fueron detectados por todos los sistemas de defensa aérea, específicamente por los radares TPS-70 de la Fuerza Aérea Colombiana ubicados en Riohacha y San Andrés. Las autoridades militares aún cuando se trataba de una situación excepcional, tomaron la determinación de permitir ese sobrepaso. "Nos causó extrañeza y se contactó en su momento al Agregado Militar de Rusia, se le informó y él manifestó no conocer del hecho", declaró Juan Carlos Pinzón, quien para la fecha era el Ministro de Defensa .

Por su parte el entonces comandante de la Fuerza Aérea Colombiana, General Guillermo León León afirmó que "una vez detectado el sobrevuelo de estas aeronaves, la Fuerza Aérea Colombiana se contacta con los Centros de Control de Tráfico Aéreo para decirles que las aeronaves no pueden cruzar sobre el área de San Andrés y cambian su curso para cruzar 22 millas al sur de San Andrés"

Las aeronaves siguieron con el rumbo asignado por el centro de control de Panamá, quien en ese momento controlaba las aeronaves, hasta desaparecer de las pantallas del radar TPS-70 de San Andrés, en las coordenadas 12° 09' 35 N" / 85° 12' 12" W sobre territorio nicaragüense.

Luego de este incidente, el Brigadier General Carlos Bueno Vargas, para ese entonces Jefe de Operaciones Aéreas de la Fuerza Aérea Colombiana, envió una carta al Doctor Francisco Coy, Director de Soberanía Territorial y Desarrollo Fronterizo del Ministerio de Relaciones Exteriores, solicitando una nota diplomática de protesta en la cual se exponía la violación incurrida sobre el espacio aéreo colombiano.
Infográfico que ilustra los registros de las trazas obtenidas por los radares TPS-70 de la Fuerza Aérea Colombiana, en el primer sobrevuelo de bombarderos rusos TU-160 sobre espacio aéreo colombiano.
El segundo sobrevuelo

Similar al anormal comportamiento visto el miércoles 30 Octubre, el primero de Noviembre, sobre las 10:30 de la mañana, el radar de la Fuerza Aérea en ubicado San Andrés detecta una vez más dos trazas sospechosas sin su transponder activado -el cual es un elemento que permite enviar una señal a los radares informando el número de cola de las aeronaves- y sin posibilidad alguna de identificación.

Ante esta nueva situación la Fuerza Aérea Colombiana despachó de emergencia desde el Grupo Aéreo del Caribe (GACAR) ubicado en la isla, un avión de reconocimiento SR-560 Tracker, equipado con un radar APG-66 (V) -similar al de aviones F-16- el cual los detecta nuevamente, realiza el seguimiento y escolta a los bombarderos durante todo el trayecto por el espacio aéreo colombiano.

Mientras esto sucedía, desde el Centro de Comando y Control en Bogotá, la Fuerza Aérea Colombiana se apresuraba a iniciar los procedimientos para despachar de manera expedita desde el Comando Aéreo de Combate N°3 ubicado en Malambo, Atlántico; dos aviones de combate Kfir C-10 los cuales se encontraban armados y listos para despegar en un tiempo de reacción muy corto.
En esta imagen se aprecia el operativo de respuesta de la Fuerza Aérea Colombiana frente a la segunda violación del espacio aéreo colombiano por parte de bombarderos TU-160 rusos.
Luego de su rápido despegue, los aviones de combate colombianos interceptan los 2 bombarderos estratégicos rusos a 60 millas al norte de Santa Marta y se unen al avión SR-560 "Tracker" en el seguimiento y escolta de los intrusos.

Una vez se hace la interceptación en este punto, las tripulaciones de los dos aviones de combate se establecen a lado y lado de los bombarderos y efectúan los protocolos establecidos en este tipo de situaciones, tales como llamadas por radio, y señales hechas desde las posiciones laterales que llevaban.

Las tres aeronaves colombianas mantuvieron su posición, escoltando los bombarderos rusos hasta que estos abandonaron territorio colombiano en una zona al norte del departamento de la Guajira.

Infográfico que ilustra los registros de las trazas obtenidas por los radares TPS-70 de la Fuerza Aérea Colombiana, en el primer sobrevuelo de bombarderos rusos TU-160 sobre espacio aéreo colombiano.
En esta imagen suministrada por la Fuerza Aérea Colombiana se aprecian los dos bombarderos rusos y los dos aviones de combate Kfir de la FAC que los interceptaron sobre el caribe colombiano.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de WebInfomil

Webinfomil.com - Revista digital especializada en noticias de actualidad, orden público, aviación y la industria de seguridad y defensa. ¡10 años informando!
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua