Realizar un sobrevuelo en un helicóptero UH-60L Black Hawk del Ejército Nacional, puede llegar a ser una de las experiencias más gratificantes que pueda tener una persona en una aeronave militar. El Fuerte Militar de Tolemaida, es el Centro Nacional de Entrenamiento del Ejército Nacional y es considerado el más grande de América Latina y uno de los más grandes del mundo. Allí, hombres y mujeres se entrenan a diario en distintas capacidades militares y una de ellas es la aviación.

El campo aéreo “teniente general Gustavo Rojas Pinilla”, ubicado en este Fuerte Militar, fue el escenario para presenciar un sobrevuelo de este helicóptero UH-60L Black Hawk, o como se suele llamar en el argot militar “Bravo”. Pero antes de desplegar sus alas, un protocolo de seguridad se debe llevar a cabo para poder estar en el aire, ya que volar un helicóptero no es lo mismo que un avión, porque este depende de movimiento hacia adelante para poder volar con sus alas y el helicóptero asciende gracias al giro de sus hélices.

Lo primero que se hace es verificar o hacer revista de todo el helicóptero comprobando que no tenga fugas de combustible o aceite, además, se contrasta que todos los componentes de la aeronave se encuentren en perfectas condiciones para emprender vuelo.

Seguido de esto, el piloto debe realizar la documentación necesaria para proceder a la torre de control donde se pasa el plan de vuelo, allí, se colocan todo los datos de la ruta a tomar, tipo de helicóptero, cantidad de pasajeros y cuánto tiempo se demora en el vuelo.
Después de esto, se realiza el breafing o repaso de los pasos a seguir con la tripulación la cual está compuesta de la siguiente manera:

La tripulación de este “bravo”, como son identificados estos helicópteros y que son las alas en las botas de los soldados en todo el territorio nacional, está compuesta por cuatro personas, un piloto al mando, un piloto el cual asiste al comandante y está pendiente de otras funciones en el sobrevuelo, un jefe de tripulación, el cual se ubica en la parte posterior derecha de la aeronave y es el encargado de asistir a los pilotos, librar todo el sector derecho de la aeronave y estar pendiente del motor de cola; y un tripulante de vuelo, el cual se ubica detrás del piloto al mando y está pendiente de la parte izquierda del helicóptero.

Cabe la pena resaltar que estas aeronaves del Ejército Nacional logran llegar a velocidades de 193 nudos, cerca de 360 kilómetros por hora, y alcanzan una altura máxima de 14.000 pies.

Finalmente, después de realizados estos pasos, estos helicópteros UH-60L están preparados para realizar cualquier actividad u operación que les sea encargada durante una jornada de trabajo.

Por: Manuel García Riaño – CGFM

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de WebInfomil

Webinfomil.com es el portal de noticias que te mantiene actualizado en todos los temas de la industria aerospacial, de defensa y seguridad; de Colombia, latinoamérica y el mundo
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua