Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El ministro de Defensa Nacional, Armando Castaingdebat, anunció que el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, aceptó los avales presentados por el astillero gallego Cardama por lo que el gobierno seguirá adelante con la compra de dos buques OPV para la Armada.

Castaingdebat dijo este lunes en la comisión de Defensa del Senado que esperan para esta semana la documentación original, según supo El Observador a partir de fuentes parlamentarias y del ministerio. La compra de los buques supera los US$ 90 millones (82,3 millones de euros).

El proceso, que ha tenido marchas y contramarchas, se inició en diciembre de 2021 cuando Lacalle Pou anunció la voluntad del gobierno de realizar un llamado internacional que fue declarado desierto porque los precios ofertados superaron los montos que el gobierno podía pagar.

Tras ese llamado, el Poder Ejecutivo evaluó incorporar dos buques noruegos usados similares a las OPV pero desistió tras un informe de los técnicos de la Armada. En ese entonces, en abril del año pasado, la marina convocó a algunos astilleros a presentar nuevas ofertas y tras un análisis técnico –que provocó que uno de los contralmirantes pidiera pase a retiro– eligió a Cardama.

El contrato entre Cardama y el gobierno fue firmado el 15 de diciembre, y los primeros días de marzo el astillero gallego entregó la documentación exigida –avales financieros– tras pedir una segunda prórroga a los plazos previstos.

El convenio estableció en dos de sus artículos que la empresa contratada debía constituir una garantía de reembolso por el “importe del primer anticipo de los dos buques” y otra de fiel cumplimiento por el “importe del 5% del total del contrato”. Ambas exigencias suman unos US$ 9 millones.

Tras la entrega de la documentación, el gobierno exigió algunos cambios y realizó un análisis en el que también participó el Estudio Delpiazzo, que fue contratado para colaborar en la confección del contrato.

Una vez que el Poder Ejecutivo acepte oficialmente la documentación –tras cotejar los originales de los avales con las copias que ya enviaron– comenzará a correr el contrato. El astillero tendrá 18 meses para entregar el primer buque y otros 12 meses para ofrecer el segundo.

Los buques tendrán un desplazamiento de 1.700 toneladas, una eslora de 87 metros más de 12 metros de manga y un calado de 3 metros y medio. Navegarán a un máximo de 23 nudos y contarán con plataforma para helicóptero.

En la proa tendrán el cañón de 30 milímetros, que será el armamento principal, aunque la plataforma estará preparada para colocarle un cañón de 76 milímetros. A su vez, contarán con dos ametralladoras en las bandas de 12.7 milímetros. El motor será Caterpillar, mientras que los sistemas electrónicos serán facilitados por las empresas Terma y Escribano.
Uruguay avanza en la compra de dos patrulleros oceánicos al astillero español Cardama
Uruguay avanza en la compra de dos patrulleros oceánicos al astillero español Cardama