Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La Fuerza Aérea Colombiana ha retirado del servicio activo un avión de transporte táctico C-130 Hercules, que ahora está siendo desmantelado y canibalizado en las instalaciones del Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM), ubicado en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, luego de varias décadas de estar prestando servicio a la institución.

La aeronave retirada de la línea de vuelo es el 'Hercules' de matrícula FAC1001, el primer C-130 recibido por la Fuerza Aérea Colombiana, que actualmente, se encuentra almacenado en un hangar de CATAM, sin motores y con muchas de sus partes siendo utilizadas para mantener operativa el resto de la flota.

Este avión de transporte táctico de ala alta, diseñado específicamente para el traslado de tropas y equipo militar, llegó al país en 1968 y desde entonces, ha sido crucial para garantizar el transporte de unidades de las Fuerzas Militares y de Policía, así como de civiles, a diversas partes del territorio nacional.

Con el retiro de esta aeronave, la flota de aviones C-130 'Hercules' de la Fuerza Aérea Colombiana queda compuesta por seis aviones (FAC1004, FAC1005, FAC1015, FAC1016, FAC1017, FAC1018).

El Lockheed C-130 Hercules, un avión de transporte táctico medio-pesado con cuatro motores turbohélice, ha sido fabricado en Estados Unidos desde los años 1950 por Lockheed (ahora Lockheed Martin). Este avión es el principal transporte de muchas fuerzas armadas en más de 50 países, con cerca de 40 versiones diferentes utilizadas en innumerables operaciones militares, civiles y de ayuda humanitaria.

La historia de los aviones Lockheed C-130 Hercules en la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) es significativa y destaca la importancia de esta aeronave en las operaciones militares y humanitarias del país. El C-130 Hercules es un avión de transporte táctico de largo alcance, diseñado por Lockheed Martin, que ha sido ampliamente utilizado por numerosas fuerzas aéreas en el mundo debido a su versatilidad, capacidad de carga y fiabilidad en diversas condiciones operacionales.

La Fuerza Aérea Colombiana adquirió sus primeros aviones C-130 Hercules en la década de 1960. Desde entonces, estos aviones se han convertido en una pieza fundamental de la capacidad logística y operativa de la FAC. Los C-130 han sido utilizados en una variedad de roles, incluyendo transporte de tropas, evacuaciones médicas, operaciones de ayuda humanitaria, y transporte de carga y equipo.

Uno de los roles más destacados de los C-130 en la FAC ha sido su participación en misiones humanitarias y de emergencia. Debido a la geografía diversa y, a veces, desafiante de Colombia, los C-130 han sido esenciales para llevar ayuda a zonas afectadas por desastres naturales, como inundaciones y terremotos. Su capacidad para operar en pistas de aterrizaje cortas y no preparadas ha permitido a la FAC llegar a comunidades remotas y brindar asistencia rápida.

En el ámbito militar, los C-130 han sido fundamentales en el transporte de tropas y equipos a diversas zonas de operación, especialmente en el contexto del conflicto interno que Colombia ha enfrentado durante varias décadas. La capacidad de los C-130 para realizar lanzamientos aéreos de paracaidistas y suministros ha sido crucial en operaciones contra grupos armados ilegales.

A lo largo de los años, la FAC ha trabajado en la modernización y actualización de su flota de C-130 para mantener su operatividad y mejorar sus capacidades. Esto ha incluido mejoras en aviónica, sistemas de navegación, y equipos de comunicación. La actualización constante es esencial para garantizar que estos aviones puedan seguir operando de manera efectiva y segura en el entorno cambiante de la aviación militar.

Además de sus misiones nacionales, los C-130 de la FAC han participado en operaciones internacionales, incluyendo ejercicios conjuntos con otras fuerzas aéreas y misiones humanitarias. Estas actividades han ayudado a fortalecer los lazos de cooperación internacional y han demostrado la capacidad de la FAC para contribuir a la seguridad y estabilidad global.

La historia de los Hercules en la Fuerza Aérea Colombiana inició en 1968 cuando la institución adquirió dos Hércules de la versión C-130B, los FAC1001 y FAC1002, a los que se les unió años más tarde el FAC1003.  Posteriormente, en 1984, se incorporaron dos aviones de la versión C-130H (FAC1004 y FAC1005) y con apoyo norteamericano se adquirieron en 1987 otros ocho aviones C-130B, completando un total de 13 Hércules (FAC1006 al 1013). A principios de la década de los 2000 la institución adquirió a Italia el C-130H de matrícula FAC1015 y recientemente 3 aviones C-130H (FAC1016, FAC1017 y FAC1018) fueron donados por los Estados Unidos.

A lo largo de su servicio, los aviones C-130 han sufrido varios accidentes. El FAC1002 se accidentó en 1969 al aterrizar en Santa Bárbara, Llanos Orientales, cerca de la Sierra de la Macarena, sin causar víctimas. El FAC1003 se estrelló en 1982 frente a las costas de New Jersey, causando la muerte de siete tripulantes y pasajeros. En 1991, el FAC1007 sufrió un accidente al aterrizar en Ocaña, sin víctimas.

Los Hércules han sido fundamentales en la atención de desastres naturales en Colombia, como la tragedia de Armero en 1985, el terremoto y avalancha en Cauca y Huila en 1994, y el terremoto del Eje Cafetero en 1999, además de brindar asistencia humanitaria a otros países. En 2011, el Proyecto Pegaso restauró completamente la capacidad operativa de estos aviones, algunos con más de 48 años de servicio.
La Fuerza Aérea Colombiana retiró del servicio un avión de transporte táctico C-130B 'Hércules'
La Fuerza Aérea Colombiana retiró del servicio un avión de transporte táctico C-130B 'Hércules'