Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Ucrania continúa infligiendo golpes a la Flota rusa del Mar Negro, y la última víctima ha sido el patrullero Sergei Kotov, de la clase Proyecto 22160, que fue atacado durante la noche por buques de superficie no tripulados (USV), también conocidos como "lanchas teledirigidas". Este no es el primer ataque que sufre el buque; que ya había sido objeto de un ataque anterior por parte de los USV en julio, y otro en septiembre que resultó en daños adicionales.

El incidente tuvo lugar cerca del estrecho de Kerch, que separa la península Crimea, ocupada por Rusia, del territorio continental ruso. El ataque ha sido atribuido al Grupo 13, una unidad especial de la Inteligencia de Defensa de Ucrania (GUR), que trabaja en conjunto con la Armada ucraniana y el Ministerio de Transformación Digital, encargado del desarrollo de drones.

El GUR publicó un video que muestra el ataque contra el Sergei Kotov, donde se observa a los USV acercándose al buque y uno de ellos impactando contra el casco, provocando una explosión. Otros USV se suman al ataque, apuntando al agujero causado por la primera explosión, lo que resulta en una serie de detonaciones que llevan al buque a hundirse.

Otro video publicado por canales pro-Kremlin y tomado desde un buque cercano, muestra disparos desde el Sergei Kotov, indicando que intentó defenderse de los USV, antes de que ocurriera una gran explosión.
Ucrania hundió el patrullero ruso Sergei Kotov, en un nuevo ataque con drones suicidas marítimos
Según funcionarios ucranianos, el Sergei Kotov fue atacado por cinco drones Magura V5 que impactaron en diferentes partes del buque. Esto coincide con declaraciones de testigos que informaron de cinco fuertes explosiones.

El Sergei Kotov, encargado en julio de 2022, es uno de los cuatro patrulleros del Proyecto 22160 asignados a la Flota del Mar Negro, con otros dos en construcción. Estos buques están equipados con diversos sistemas de armamento, incluyendo misiles de crucero Kalibr y un cañón principal AK-176 de 76 mm.

Según el GUR, el valor del Sergei Kotov rondaba los 65 millones de dólares. Hay informes no confirmados de que un helicóptero de asalto naval Ka-29 Helix-B a bordo del buque también fue destruido. Se sabe que estos helicópteros, entre otras aeronaves, han sido utilizados por Rusia en sus esfuerzos por cazar drones navales ucranianos en aguas próximas a Crimea.

El Magura V5, desarrollado en Ucrania, tiene una eslora de 18 pies, una autonomía de 450 millas náuticas, una velocidad de crucero de 22 nudos y una velocidad máxima de 42 nudos. Cuenta con propulsión por chorro de agua y su casco aerodinámico puede transportar una carga útil de 705 libras. El fabricante afirma que se comunica por radio mesh con un repetidor aéreo y/o SATCOM.

Hundir otro buque de guerra de la Flota del Mar Negro es otra gran victoria para Ucrania, que actualmente tiene muy pocos buques navales convencionales a su disposición y se ha visto obligada a utilizar medios menos convencionales para tratar de arrebatar a Rusia el control de estas aguas.

La pérdida del Sergei Kotov representa un duro golpe para la Flota del Mar Negro y demuestra la efectividad de Ucrania en su estrategia de ataque, especialmente ante la situación desafiante en el frente oriental. 

La destrucción del Sergei Kotov se convierte en la última de una serie de pérdidas navales rusas, incluido el hundimiento del buque de desembarco de la clase Ropucha Cesar Kunikov frente a las costas de Crimea el 14 de febrero. Este buque también se hundió tras ser atacado por drones navales Magura V5.