Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Los planes para entregar ayuda humanitaria por mar a la Franja de Gaza, asolada por la hambruna tras cinco meses de guerra entre Israel y Hamás, se aceleraron el viernes con el anuncio de la apertura de un corredor marítimo desde Chipre y la construcción de un puerto temporal.

“Estamos muy cerca de la apertura de este corredor, con un poco de suerte será este domingo”, indicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una visita al puerto de Lárnaca, en el sur de Chipre. 

La isla mediterránea, miembro de la Unión Europea, está a unos 370 kilómetros de Gaza. Los detalles no fueron divulgados, aunque Von der Leyen señaló que se pondría en marcha “una operación piloto” este mismo viernes. 

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció la víspera que el ejército de su país abriría un “embarcadero provisional” en la costa de Gaza para permitir la entrada de ayuda.

El viernes, afirmó que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu debía permitir el ingreso de más ayuda al estrecho territorio, gobernado por el movimiento islamista Hamás desde 2007. 

Naciones Unidas ha advertido repetidamente de una inminente hambruna en Gaza, asediada y bombardeada por Israel desde el ataque de Hamás contra su territorio el 7 de octubre. 

Ante esta situación, varios países árabes y occidentales iniciaron lanzamientos aéreos de ayuda humanitaria. Pero un fallo en un paracaídas provocó el viernes la muerte de cinco palestinos.

Además, 10 personas resultaron heridas en el campo de refugiados de Al Shati como consecuencia de estos lanzamientos, afirmó Mohammed al Sheikh, enfermero jefe de urgencias del hospital Al Shifa de la ciudad de Gaza.

Un testigo aseguró a la AFP que decidió seguir junto a su hermano la ayuda lanzada por un paracaídas con la esperanza de agarrar “una bolsa de harina”.

“Entonces, de repente, el paracaídas no se abrió y cayó como un cohete” contra una casa, dijo Mohammed al Ghoul.

Tanto el ejército jordano como un funcionario de defensa estadounidense negaron que aviones de sus países causaran las víctimas mortales. El lanzamiento aéreo también se llevó a cabo en colaboración con Bélgica, Egipto, Francia y los Países Bajos.

La ONU, que insiste en que las entregas por aire o mar no pueden sustituir a las terrestres, advierte que 2,2 millones de los 2,4 millones de habitantes de Gaza están al borde de la hambruna.

El Pentágono explicó que la construcción del puerto temporal llevará “hasta 60 días” y precisará de la participación de “más de 1.000 soldados estadounidenses”, que marcharán al terminar la obra, dijo su portavoz Pat Ryder.

Una vez operativo, “podrá suministrar más de dos millones de comidas diarias a los ciudadanos de Gaza”, agregó este vocero.

Israel, que mantiene un asedio completo al enclave palestino desde el 9 de octubre, acogió “con satisfacción” el plan, afirmó el portavoz de la cancillería israelí, Lior Haiat, en X.

El conflicto se desencadenó cuando los combatientes de Hamás atacaron el sur de Israel el 7 de octubre y mataron a unas 1.160 personas, la mayoría civiles, según un recuento de la AFP basado en cifras oficiales israelíes.

Los islamistas también secuestraron a unas 250 personas. Israel estima que 99 siguen retenidas en Gaza, de las cuales 31 habrían fallecido.

En respuesta, Israel lanzó una operación aérea y terrestre en Gaza, que ya dejó al menos 30.878 muertos, la mayoría mujeres y niños, según el ministerio de Salud del territorio.

Los mediadores en el conflicto -Estados Unidos, Catar y Egipto- intentaron esta semana en El Cairo alcanzar un acuerdo para una tregua antes del inicio del Ramadán, fiesta sagrada para los musulmanes que empieza el domingo o el lunes, según el calendario lunar. “Parece difícil” conseguirlo en este plazo, reconoció el viernes Biden ante la prensa.

La delegación de Hamás -considerado como organización terrorista por Israel, Estados Unidos y la UE- abandonó la capital egipcia después de que Israel no cumpliera sus “exigencias mínimas”, según un responsable palestino.

El brazo armado de Hamás advirtió el viernes que no aceptaría un intercambio de rehenes y prisioneros sin la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza.

“Nuestra máxima prioridad para lograr un intercambio de prisioneros es un cese total de la agresión y una retirada del enemigo y no hay concesiones”, declaró el portavoz de las Brigadas Ezedín al Qassam, Abu Obeida, en un video.

La situación es especialmente crítica en el norte de Gaza, donde el reparto de ayuda por tierra es casi imposible debido a los combates, la destrucción y los saqueos.

Más de 100 palestinos murieron el 29 de febrero cuando el ejército israelí disparó contra una multitud que aguardaba convoyes con ayuda humanitaria, según Hamás.

El ejército israelí afirmó el viernes que su “análisis” mostró que sus soldados “no dispararon contra el convoy humanitario” sino “con precisión contra varios sospechosos”.
La Unión Europea anuncia un corredor marítimo para enviar ayuda a Gaza