Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Después de la autorización del gobierno de Joe Biden para la venta de 40 aviones F-16 a Turquía, la administración estadounidense ha abierto la puerta a Ankara para que vuelva a formar parte del programa internacional del F-35, que supondría la venta a las fuerzas armadas turcas del emblemático avión de quinta generación. 

Turquía fue uno de los países que participó en el pasado en este programa para el desarrollo del caza furtivo, pero fue expulsado por Estados Unidos en 2019 después de que el ejército turco firmara la compra de varios sistemas de misiles antiaéreos S-400 rusos. 

El Pentágono advirtió al presidente turco Recep Tayyip Erdogan de que el sistema ruso S-400 era incompatible con el F-35, pero Ankara no dio marcha atrás y finalmente adquirió a Moscú varios escudos defensivos.

La subsecretaria de Estado interina, Victoria Nuland, habló con CNN Türk sobre la posibilidad de que Turquía se reincorpore al programa Joint Strike Fighter durante una visita al país durante el fin de semana. Nuland fue muy clara: "Estábamos en el proceso de negociar la venta del Patriot, y mientras esas negociaciones continuaban, Turquía tomó otra dirección", dijo la diplomática estadounidense en declaraciones recogidas por la prensa turca. 

“Francamente, si podemos resolver este problema del S-400, Estados Unidos estaría encantado de darle la bienvenida a Turquía nuevamente a la familia F-35. Pero primero debemos resolver este problema y, mientras lo solucionamos, también debemos asegurarnos de que Turquía tenga una fuerte defensa aérea".

La industria turca trabajó junto con otros países en la producción del Joint Strike Fighter y se esperaba que pudiera haber comprado unos cien 100 aviones furtivos. Sin embargo, una vez que quedó claro que Ankara no pensaba abandonar los planes de compra de los sistemas de defensa aérea S-400 de fabricación rusa, Washington expulsó a Turquía del programa Joint Strike Fighter en 2019. 

Como sustituto del F-35, Ankara inició negociaciones para comprar más F-16 estadounidenses, un avión que ya formaba parte de su fuerza aérea, Estados Unidos también rechazó esta opción. Finalmente, tras el apoyo crucial de Turquía al ingreso de Suecia en la OTAN, EEUU ha desbloqueado la operación de los F-16. Si a partir de ahora Erdogan rechaza a los S-400, en un futuro también podrá adquirir los F-35.

Las declaraciones de Nuland llegan unos días después de que el Departamento de Estado de EEUU aprobara una posible venta a Turquía de 40 nuevos cazas F-16C/D Block 70, además de la actualización de 79 aviones existentes a la configuración F-16V. Junto con un enorme paquete de armas, incluidos casi 1.000 misiles aire-aire avanzados de alcance medio AIM-120, el acuerdo podría tener un coste para Turquía de hasta 23.000 millones de dólares si se ejecuta en su totalidad.
Turquía podría regresar al programa F-35, pero solo si cumple esta condición impuesta por EEUU