Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han determinado que Rusia ha adquirido misiles balísticos de Corea del Norte y está buscando misiles balísticos de corto alcance de Irán, mientras Moscú lucha por reponer suministros para su guerra con Ucrania, dijo la Casa Blanca el jueves.

La inteligencia recientemente desclasificada descubrió que Corea del Norte ha proporcionado a Rusia lanzadores de misiles balísticos y varios misiles balísticos, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby. Las fuerzas rusas dispararon al menos uno de esos misiles balísticos contra Ucrania el 30 de diciembre y aterrizó en un campo abierto en la región de Zaporizhzhia, dijo.

Rusia lanzó múltiples misiles balísticos norcoreanos el martes como parte de un ataque nocturno, y EEUU estaba evaluando el impacto, dijo. Los misiles tienen un alcance de unos 885 kilómetros.

Los servicios de inteligencia estadounidenses creen que Corea del Norte, a cambio de su apoyo armamentístico, quiere que Rusia le proporcione aviones, misiles tierra-aire, vehículos blindados, equipos de producción de misiles balísticos y otras tecnologías avanzadas.

Kirby dijo que no se había cerrado un acuerdo entre Rusia e Irán, pero que a Estados Unidos “le preocupa que las negociaciones de Rusia para adquirir misiles balísticos de corto alcance de Irán estén avanzando activamente”.

El hallazgo de los servicios de inteligencia estadounidenses respalda la valoración de Corea del Sur de que Corea del Norte ha aumentado su cooperación con Moscú. El ejército surcoreano declaró en noviembre que sospechaba que Corea del Norte había enviado a Rusia un número indeterminado de misiles balísticos de corto alcance, misiles antitanque y misiles antiaéreos portátiles, además de fusiles, lanzacohetes, morteros y proyectiles.

El gobierno de Biden ha tratado en repetidas ocasiones de demostrar que el Kremlin depende de Corea del Norte, así como de Irán, para obtener las armas que necesita para librar su guerra contra Ucrania, y ha revelado datos de inteligencia que, según él, así lo demuestran.

Corea del Norte e Irán están muy aislados en la escena internacional por sus programas nucleares y su historial en materia de derechos humanos.

En octubre, la Casa Blanca afirmó que Corea del Norte había entregado a Rusia más de 1.000 contenedores de material militar y municiones.

Las relaciones entre Rusia y Corea del Norte se remontan a la fundación de Corea del Norte en 1948. Funcionarios soviéticos instalaron a un joven y ambicioso nacionalista, Kim Il Sung, el difunto abuelo del actual líder Kim Jong Un, como primer gobernante del país. Los envíos de ayuda soviética fueron cruciales para mantener a flote la economía norcoreana durante décadas, antes de la desintegración de la Unión Soviética a principios de la década de 1990.

Kim viajó a Rusia en septiembre para reunirse con el Presidente Vladimir Putin y visitar instalaciones militares clave.

La Casa Blanca ha afirmado que Rusia ha recibido de Irán cientos de aviones no tripulados de ataque unidireccional, así como equipos relacionados con la producción de aviones no tripulados. La administración demócrata también ha acusado a Teherán de proporcionar a Rusia materiales para construir una planta de fabricación de aviones no tripulados al este de Moscú.

Kirby dijo que EEUU plantearía su preocupación por los hallazgos del acuerdo de armas en el Consejo de Seguridad de la ONU y buscaría imponer sanciones adicionales contra individuos y entidades norcoreanas e iraníes que faciliten las transferencias de armas con Rusia.
Corea del Norte entregó misiles balísticos a Rusia, quien los está disparando contra Ucrania