Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Ejército de los Estados Unidos tiene previsto reducir su flota de helicópteros utilitarios UH-60 Black Hawk en aproximadamente un 8%, según afirmó recientemente el general de división Mac McCurry, comandante del Centro de Excelencia de Aviación del Ejército, durante una entrevista. Esta decisión se enmarca en la estrategia de preparación para reemplazar los Black Hawks y optimizar la flota actual.

La reducción contempla la eliminación de alrededor de 157 Black Hawks, lo que equivale al 7,5% de la flota total de estas aeronaves utilitarias. McCurry explicó que esta medida tiene como objetivo facilitar la optimización de la flota existente y abrir espacio en el presupuesto para la Futura Aeronave de Asalto de Largo Alcance (FLRAA), que está programada para su despliegue a principios de la década de 2030 como reemplazo del Black Hawk.

El año pasado, el Ejército seleccionó el V-280 Valor tiltrotor de Textron-Bell como sustituto del UH-60, fabricado por Sikorsky desde hace cuatro décadas. Además de esta transición, el Ejército planea reemplazar el helicóptero de ataque AH-64 Apache, fabricado por Boeing, con el Future Attack Reconnaissance Aircraft, y actualmente hay dos empresas desarrollando aviones de demostración competitivos para este propósito.

McCurry destacó la importancia de equilibrar la preparación actual con la adquisición y despliegue futuros, señalando que el crecimiento de la flota de utilitarios ha sido significativo desde principios de la década de 2000, alcanzando un aumento de más de 300 aviones. Con una fuerza militar actual más reducida, se considera innecesario mantener todos los helicópteros en servicio, y la flota total se reducirá a 1,978 aeronaves.

La retirada afectará únicamente a las aeronaves más antiguas del componente activo, específicamente algunos modelos Alpha y el resto modelos Lima. Estas aeronaves provendrán de las denominadas "flotas de preparación operativa" y no de unidades en despliegue activo o en preparación para el despliegue.

La venta de los Black Hawks retirados se llevará a cabo a través de transacciones de Ventas Militares Extranjeras o mediante un programa de intercambio y ventas, con un precio estimado de alrededor de 2 millones de dólares por cada aeronave. La fecha de retirada aún no ha sido determinada, ya que los gestores de la flota evaluarán la salud de la misma para determinar cuándo y qué aviones deben ser trasladados.

El Ejército mantiene su compromiso con la modernización de los Black Hawks modelo Mike y continúa proporcionando modelos Victor a la Guardia Nacional del Ejército. Estos últimos son helicópteros Lima mejorados con cabinas digitales idénticas a las del modelo Mike. Además, se espera la instalación de motores totalmente nuevos a través del Programa de Mejora de Motores de Turbina, aunque este esfuerzo ha experimentado retrasos técnicos y de la cadena de suministro.

Paralelamente, se tiene previsto examinar el tamaño de la flota de cargueros CH-47 Chinook, fabricados por Boeing, para asegurar su alineación con la estructura de fuerzas del servicio y con los efectivos finales, según indicó McCurry. Sin embargo, los helicópteros de ataque AH-64 Apache no se someterán a la misma revisión en este momento, ya que el Ejército enfrenta déficits en este tipo de helicópteros debido a pérdidas recientes.
El Ejército de EEUU reducirá su flota de helicópteros UH-60 Black Hawk y los pondrá en venta