Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Estados Unidos ha decidido enviar misiles de largo alcance ATACMS  Ucrania, una acción que ha provocado una enérgica protesta de Rusia. La situación se ha vuelto aún más delicada tras el primer uso de estos misiles por parte de las fuerzas ucranianas y las amenazas que han seguido.

El martes, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, confirmó que las fuerzas armadas ucranianas habían empleado con éxito los Sistemas de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS) suministrados por Estados Unidos para atacar aeródromos militares rusos. Este uso de misiles de largo alcance marca un punto crítico en el conflicto en curso en Ucrania.

Los aliados occidentales de Ucrania habían sido renuentes previamente a proporcionar armamento de largo alcance, preocupados por una escalada del conflicto si estos misiles se usaran contra objetivos en territorio ruso. Sin embargo, Ucrania ha defendido su necesidad de obtener equipos más poderosos para protegerse de ataques procedentes de instalaciones militares rusas.

Según informes de funcionarios ucranianos, los misiles ATACMS empleados recientemente destruyeron nueve helicópteros militares en bases rusas en el este del país, lo que representa un golpe significativo para las fuerzas rusas en la región.

La respuesta de Rusia no se hizo esperar. El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoly Antonov, emitió una amenaza en la que calificó la entrega de armas a Ucrania como "deliberadamente oculta al público" y advirtió que las consecuencias serían "sumamente graves". Antonov también acusó a Washington de presionar constantemente para un conflicto directo entre la OTAN y Rusia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, quien se encontraba en Pekín participando en un foro sobre las Nuevas Rutas de la Seda impulsadas por China, aseguró que la entrega de los misiles ATACMS a Ucrania no cambiará radicalmente el curso de la guerra. Sin embargo, consideró que esta acción representa una amenaza para las tropas rusas y subrayó que Estados Unidos está cada vez más involucrado en el conflicto, lo que agrava la situación.

La Casa Blanca, por su parte, ha reconocido oficialmente la entrega de los misiles ATACMS a Ucrania y ha destacado que se espera que refuercen significativamente las capacidades de combate del país sin poner en peligro la preparación militar de Estados Unidos.

La escalada de la violencia no se detiene, y las Fuerzas de Operaciones Especiales de Ucrania han afirmado haber llevado a cabo un ataque nocturno que impactó objetivos en Berdyansk y Luhansk, provocando la pérdida de un sistema de defensa aérea, otro equipamiento y decenas de tropas rusas, además de heridos. Además, los ataques con drones ucranianos han afectado territorios occidentales de Rusia, según el Ministerio de Defensa ruso.

Lamentablemente, en un ataque en el que ambos ejércitos, ruso y ucraniano, se culparon mutuamente, dos civiles perdieron la vida y cuatro resultaron heridos tras un ataque a un edificio de apartamentos en la región de Zaporizhzhia, donde ocho edificios resultaron dañados.

El presidente Putin criticó la entrega de los ATACMS a Ucrania y las declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, quien afirmó que Rusia está perdiendo la guerra en Ucrania. Putin ironizó al preguntar por qué, si Rusia está perdiendo, se envían estos misiles. Estas tensiones solo añaden más incertidumbre a una situación ya compleja.

Mientras Ucrania continúa buscando maneras de defenderse y liberar su territorio de la ocupación rusa, el conflicto parece estar lejos de llegar a su fin. La entrega de estos misiles ha desencadenado una nueva fase en esta crisis geopolítica que preocupa a la comunidad internacional y mantiene en vilo a la región.
Rusia amenaza a Estados Unidos con “graves consecuencias” después de que Ucrania lanzara misiles ATACMS