Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Las fuerzas estadounidenses y de países aliados deplegadas en Irak y Siria como parte de una coalición internacional antiyihadista han sufrido repetidos ataques con drones y misiles este mes.

Pese a que los ataques no han sido reivindicados por ningún grupo reconocido por tener lazos con Irán, Washington asegura que Teherán está involucrado y amenazó responder "con decisión".

La ola de ataques está relacionada con la más reciente guerra entre Israel y Hamás, que inició cuando el grupo islamista palestino llevó a cabo un ataque desde Gaza el 7 de octubre, que dejó más de 1.400 muertos, de acuerdo con autoridades israelíes.

Israel respondió con bombardeos en los que han muerto más de 6.500 personas, de acuerdo con el ministerio de Salud de Gaza.

Facciones armadas cercanas a Irán han amenazado con atacar los intereses de Estados Unidos por el apoyo de Washington a Israel; y una de ellas, el grupo Hezbolá, exigió la retirada de las fuerzas estadounidenses de Irak bajo la amenaza de "probar el fuego del infierno".

El Pentágono aseguró que hubo 10 ataques sobre fuerzas estadounidenses y aliadas en Irak, y tres más en Siria, entre el 17 y el 24 de octubre, que involucraron una "mezcla de ataques de una sola vía con drones y cohetes".

Muchos de los ataques recientes -aunque no todos- fueron reivindicados por la "Resistencia Islámica en Irak", que no ha mostrado públicamente su filiación o apoyo de ningún gobierno específico y no es uno de los grupos milicianos establecidos en la región.

Pero sus reivindicaciones de ataques a las fuerzas estadounidenses han aparecido en canales de Telegram que usan facciones armadas proiraníes. Además, el Pentágono afirmó que las organizaciones "que llevan a cabo estos ataques cuentan con el apoyo del régimen iraní y la IRGC", en referencia a la Guardia Revolucionaria Islámica de Teherán.

Mientras tanto, la Casa Blanca dijo que Irán "facilita activamente" ataques contra tropas estadounidenses en Oriente Medio. Michael Knights, miembro senior del Washington Institute, dijo que la "Resistencia Islámica en Irak es un nombre para los medios, no un grupo".

Es el resultado de que varios grupos en Irak respaldados por Irán decidieran "durante el conflicto de Gaza reivindicar todos sus ataques de forma conjunta", agregó Knights.

Por el momento, el impacto de estos ataques ha sido limitado, pero hay grandes posibilidades de una escalada. El comando central estadounidenses indicó la semana pasada que miembros de la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) sufrieron "lesiones menores" por un incidente en el que tropas estadounidenses derribaron un dron y dañaron otro en el oeste de Irak.

Además, un contratista civil estadounidense sufrió un "episodio cardíaco" y murió mientras se refugiaba en una base en Irak luego de que sistemas de alerta indicaron la proximidad de una amenaza. En este caso, el ataque finalmente no ocurrió.

Hay un gran potencial de que la situación empeore, en especial si un dron o un cohete mata directamente a efectivos estadounidenses.

"Lo que estamos viendo es la perspectiva de una escalada más significativa contra fuerzas de Estados Unidos y efectivos en toda la región en un plazo muy corto de parte de fuerzas cercanas a Irán, o en última instancia del propio Irán", explicó el Pentágono.

Hay cerca de 2.500 tropas estadounidenses en Irak y unas 900 más en Siria como parte de los esfuerzos para prevenir el resurgimiento del EI, que antes ya tomó buena parte del territorio en ambos países pero que fue repelido por fuerzas locales apoyadas por ataques aéreos en un sangriento conflicto de varios años.

Las fuerzas estadounidenses y otros efectivos de la coalición están desplegados en bases en Irak y Siria que han sido blanco de los ataques, pero estas instalaciones últimamente están bajo control de autoridades locales y no de tropas internacionales.

Las fuerzas estadounidenses en Irak se encargan de tareas de consultoría y entrenamiento luego del fin de la misión de combate de la coalición en diciembre de 2021, mientras que los destacados en Siria aún llevan a cabo operaciones contra el EI.
Militares de Estados Unidos en Irak y Siria enfrentan escalada de ataques con cohetes y drones