Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El miércoles temprano, el ejército estadounidense logró frustrar un intento de ataque en Irak, interceptando dos drones antes de que pudieran llevar a cabo su cometido, según dijeron dos funcionarios del Pentágono a la agencia Reuters.

Las identidades de los sospechosos detrás del ataque a la base aérea de al-Asad no han sido reveladas por los funcionarios estadounidenses que proporcionaron esta información bajo condición de anonimato a la agencia. La información fue ratificada por el coronel Sean Heidgerken en una declaración a The Hill.

“Un intento de ataque contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Irak fue frustrado en la madrugada del 18 de octubre”, dijo al medio. “Durante el ataque fueron derribados dos drones suicidas. Ninguna fuerza resultó herida durante el intento de ataque”.

De acuerdo con Reuters, la situación ha generado una alerta máxima en Washington debido a la actividad de grupos respaldados por Irán, particularmente en medio del recrudecimiento de las tensiones regionales durante el conflicto entre Israel y Hamas.

Más adelante ese mismo miércoles, se registró otro intento de ataque con drones en la base aérea de al-Harir, ubicada en la ciudad de Erbil, al norte de Irak, donde también están presentes las fuerzas estadounidenses. La información fue confirmada a la agencia por un funcionario de seguridad iraquí y un diplomático occidental.

La entidad encargada de la seguridad en la región semiautónoma de Kurdistán, conocida como Kurdistan Counter Terrorism, informó que un dron armado se precipitó en una zona desértica en las proximidades de la aldea de Batas, ubicada en el distrito de Harir. El incidente tuvo lugar a las 12:18 p. m., hora local de Irak, aunque no se brindaron más detalles al respecto.

El grupo Tashkil al-Waritheen, también conocido como “el Heredero,” se atribuyó la responsabilidad del ataque en al-Harir.

En la actualidad, unos 2,500 militares estadounidenses están estacionados en Irak, mientras que otros 900 se encuentran en Siria, desempeñando un papel crucial al brindar asesoría y respaldo a las fuerzas locales en la lucha contra el renacimiento del Estado Islámico en ambas naciones.

Esta acción representa el primer ataque de este tipo contra las fuerzas estadounidenses en Irak en más de un año.

El intento de ataque a las tropas estadounidenses en Irak se produjeron justo después de que varios grupos iraquíes amenazaran a Estados Unidos.

La pasada semana, facciones armadas iraquíes respaldadas por Irán emitieron amenazas de atacar los intereses de Estados Unidos mediante el uso de misiles y drones en caso de que Washington decidiera intervenir a favor de Israel en su conflicto con Hamas en Gaza.

Líderes de milicias armadas iraquíes señalaron a Israel como responsable del ataque al hospital en Gaza, al tiempo que algunos de ellos manifestaron su desaprobación hacia Estados Unidos por su respaldo a las acciones de Israel en esta situación.

Kataib Hezbollah, una facción armada con estrechos lazos con Irán, acusó a Estados Unidos de apoyar a Israel en acciones que resultaron en la pérdida de vidas civiles. Y exigió la retirada de las fuerzas estadounidenses de Irak, según informó Reuters.

“Estas personas malvadas deben abandonar el país, de lo contrario probarán el fuego del infierno en este mundo antes de la otra vida“, dijo el grupo en un comunicado el martes por la noche.

Hadi Al-Amiri, un destacado político iraquí y líder de la organización política y militar Badr, la cual mantiene vínculos con Irán, condenó la postura de Estados Unidos y los países occidentales por su respaldo a Israel. Emitió una advertencia sobre posibles represalias contra los intereses estadounidenses en caso de que Washington intervenga en el conflicto.

Una organización armada que se hace llamar Tashkil al Warezin ("La Formación de los Herederos") reivindicó este intento de ataque "en apoyo a las facciones palestinas actualmente en guerra con Israel".

Esa organización, que forma parte de las facciones de Resistencia Islámica en Irak y reúne un grupo de facciones chíies armadas, dijo en un comunicado que este ataque "contra la base de la ocupación estadounidense en el norte de Irak, en Al Harir," se enmarca "en las operaciones de apoyo de la Tormenta de Al Aqsa".

Un oficial de Defensa estadounidense añadió posteriormente en una declaración escrita que se derribaron dos drones.

"Un intento de ataque contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Irak fue frustrado en la madrugada del 18 de octubre. En el ataque fueron derribados dos drones unidireccionales. Ninguna fuerza resultó herida durante el intento de ataque", indicó la fuente.
Milicias propalestinas atacaron con drones suicidas una base de EEUU en Irak
Milicias propalestinas atacaron con drones suicidas una base de EEUU en Irak