Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Taiwan ya tiene a su "monstruo marino". Esa es la traducción que se puede hacer de "Hai Kun", nombre en mandarín que ha recibido el primer submarino construido en la isla.

Este jueves, las autoridades taiwanesas han realizado una presentación a lo grande en el astillero de la ciudad sureña de Kaohsiung, con ceremonia incluida que ha dirigido la presidenta Tsai Ing-wen. La líder ha aclamado que el sumergible hecho en casa es un hito importante en medio del rearme de Taipei con el fin de impulsar la disuasión militar frente la amenaza de China.

"El submarino refleja el compromiso de defender nuestro país. También es un equipamiento importante para nuestras fuerzas navales en el desarrollo de estrategias de guerra asimétrica", explicó Tsai. "En el pasado, mucha gente pensaba que construir un submarino autóctono sería una tarea imposible. Pero lo hemos logrado".

Hai Kun, propulsado por diésel y electricidad, está valorado en 1.540 millones de dólares. Estará operativo en un par de años y se sumará a los otros dos submarinos de fabricación holandesa con los que cuenta Taiwan y que se pusieron en servicio por primera vez en la década de 1980.

Desde la isla autónoma que Pekín considera una provincia separatista aspiran a tener una flota de ocho de estas embarcaciones para hacer más difícil una posible invasión del vecino chino, que cuenta con más de 60 submarinos, incluidos de propulsión nuclear.

La presidenta Tsai ha enfatizado varias veces en la importancia de apostar por una política de autodefensa, sobre todo en cuanto a la modernización del ejército y la fabricación de armas, y así no depender absolutamente de su principal proveedor, Estados Unidos, que ha enviado a la isla varios paquetes que incluyen principalmente sistemas de misiles antibuque, fundamentales a la hora de defenderse de un ataque.

A la ceremonia para presentar el nuevo submarino asistió la embajadora de facto de Washington en Taiwan, Sandra Oudkirk, y representantes de las misiones diplomáticas de Japón y Corea del Sur, aliados de Taipei, aunque ninguno de ellos reconoce formalmente la soberanía de la isla. Junto con la presidenta Tsai también estaba el jefe del programa de submarinos, Huang Shu-kuang, quien explicó hace unos días que la nueva flota que esperan desarrollar es imprescindible para evitar que Pekín lleve a cabo un bloqueo naval.

"Si bien el estrecho de Taiwan podría ser demasiado poco profundo para que los submarinos operen en él, estos buques podrían ser más útiles cuando se desplieguen para atacar a los buques de guerra chinos en el canal Bashi, que separa Taiwan de Filipinas, y de las islas más occidentales de Japón" dijo Huang. "Debido a que los submarinos pueden operar en aguas profundas y son difíciles de detectar, tienen más posibilidades de acercarse a los portaaviones chinos y lanzar ataques", continuó.

El 'monstruo marino' taiwanés se ha presentado unas horas después de que Pekín concluyera sus últimos ejercicios militares alrededor de la isla, con los cazas chinos cruzando frecuentemente la línea media del estrecho, la frontera marítima no oficial que separa ambos territorios.
Taiwán presentó su primer submarino de construcción nacional en medio de altas tensiones con China