Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Bajo el más absoluto hermetismo y sin publicar mucha información e imágenes al respecto, las Fuerzas Aéreas de Colombia y Estados Unidos realizaron el mayor ejercicio aéreo conjunto de la historia reciente. Se trata de los ejercicios aéreos "Ángel de los Andes" y "Relámpago VIII",  realizados en una de las bases aéreas más estratégicas para el país, el Comando Aéreo de Combate No 1, ubicado en Puerto Salgar, Cundinamarca

Los ejercicios, que se extendieron por más de dos semanas, tuvieron como objetivo reforzar las capacidades interoperables y el nivel de pericia de las tripulaciones durante el desarrollo de operaciones militares aéreas supervisadas bajo estándares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte-OTAN.

En el transcurso de más de dos semanas, en “Ángel de los Andes”, se realizaron misiones de simulación de rescate y salvamento en condiciones climáticas de 38 grados, con escenarios naturales característicos de la geografía colombiana, evaluando la inmediatez y capacidad de respuesta de los equipos participantes:  El Escuadrón de Tácticas Especiales No. 23 de la Fuerza Aérea y de la Guardia Costera de los Estados Unidos y el Grupo de Operaciones Especiales Aéreas (GROEA) de la Fuerza Aeroespacial Colombiana, quienes reafirmaron el lema que los caracteriza "lo más cercano de crear una vida, es salvarla”.

Durante este entrenamiento, participaron helicópteros CH 47 Chinook y HH60 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, y aeronaves A-29B, C-295 y AC-47, de la Fuerza Aeroespacial Colombiana, mostrando la pericia de sus pilotos y tripulantes, los cuales con su experiencia se han especializado en operaciones de ataque, rescate y salvamento de personal en casos de reacción inmediata.

Paralelamente a este ejercicio se desarrolló “Relámpago VIII”, una serie de entrenamientos de combate aire-aire que tiene como objetivo fortalecer las capacidades de la FAC, la seguridad hemisférica y la estabilidad regional, mediante el trabajo conjunto entre las fuerzas. En el se realizaron diferentes tipos de entrenamientos aéreos y terrestres que pusieron a prueba las capacidades y efectividad de las tripulaciones en ambientes adversos estratégicos.

La octava versión de este encuentro recibió dos escuadrones de superioridad aérea y tripulaciones de la Guardia Aérea Nacional de Florida de los Estados Unidos (con aeronaves F-15C Eagle) y de la Fuerza Aérea Colombiana (Con sus Kfir COA) con el objetivo de fortalecer la interoperabilidad entre las dos naciones aliadas.

Las seis aeronaves F-15 aterrizaron en territorio colombiano, apoyadas por dos aviones de transporte estratégico C-17 Globemaster II y de reabastecimiento aéreo KC-135.

El ejercicio aéreo internacional Relámpago se ha realizado año tras año desde el 2014 y ha contado con participantes y observadores de diferentes Fuerzas Aéreas. En los años 2018 y 2019 lo hicieron la Guardia Nacional de Estados Unidos y la Fuerza Aérea del mismo país; y luego, en el 2020, se sumó la Fuerza Aérea Francesa con observadores.

La participación de Estados Unidos en los ejercicios pretende demostrar el compromiso de ese país con Colombia y fortalecer la ya estrecha relación entre ambas naciones, siempre con el objetivo de mejorar la capacidad de operar conjuntamente entre las dos fuerzas militares.

Finalmente, estas dos experiencias operacionales, pretenden proyectar y elevar desde el ámbito doctrinario la capacidad de entrenamiento de las fuerzas participantes, para cuando sean requeridos en un momento real, puedan efectuar con total pericia y de manera oportuna lo aprendido, fortaleciendo no sólo su entrenamiento, sino también los lazos de cooperación y hermandad entre las fuerzas participantes.
Inmersos en el más absoluto secretismo, Colombia y EEUU realizaron los Ejercicios Aéreos más importantes de los últimos tiempos