Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Corea del Norte aseguró haber disparado dos misiles balísticos de corto alcance en el marco de un “simulacro de ataque nuclear táctico” provocado por unas maniobras militares entre Estados Unidos y Corea del Sur, según informaron el jueves los medios de comunicación estatales.

Los lanzamientos de misiles, de los que informó por primera vez el ejército surcoreano, se produjeron en medio de las maniobras anuales Ulchi Freedom Shield de Washington y Seúl, que siempre enfurecen a Pyongyang.

El ejército norcoreano informó en un comunicado de que los misiles fueron disparados a última hora del miércoles en un “simulacro de ataque nuclear táctico que simula ataques de tierra quemada contra los principales centros de mando y aeródromos operativos” al otro lado de la frontera con Corea del Sur.

Los “misiles balísticos tácticos” fueron disparados hacia el Mar del Este, también conocido como Mar de Japón, poco antes de medianoche, según informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap citando al ejército de Seúl.

“El simulacro tiene como objetivo enviar un mensaje claro a los enemigos”, dijo el ejército en el comunicado, recogido por la Agencia Central de Noticias oficial coreana. Pyongyang ha realizado un número récord de pruebas armamentísticas este año.

En respuesta a los ejercicios de EEUU y Corea del Sur, el Norte también llevó a cabo el martes sus propios ejercicios militares a nivel de mando, durante los cuales el líder del país, Kim Jong Un, visitó un puesto de mando de entrenamiento, dijo KCNA.

“El simulacro tiene como objetivo permitir que todos los oficiales al mando y las secciones de personal de todo el ejército hagan preparativos completos para la guerra”, dijo KCNA sobre el ejercicio de entrenamiento.

Por su parte, el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur declaró que el ejército al sur de la frontera “mantiene una postura de plena preparación en estrecha cooperación con Estados Unidos”.

En sus ejercicios aéreos combinados, al menos un bombardero estratégico estadounidense B-1B sobrevoló la península coreana a primera hora del miércoles, según Yonhap, un detalle que molestó especialmente a Pyongyang.

El Norte calificó el sobrevuelo de “amenaza grave” y “conforme al escenario de un ataque nuclear preventivo contra la RPDC”, acrónimo oficial de Corea del Norte.

El portavoz de seguridad nacional estadounidense, John Kirby, que estaba dando una sesión informativa cuando se conoció la noticia del lanzamiento, declinó hacer comentarios a los periodistas en Washington.

El martes, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón también celebraron un ejercicio trilateral de defensa naval antimisiles que enfureció a Corea del Norte.

Washington, Seúl y Tokio han reforzado su cooperación en materia de defensa en los últimos meses en respuesta al aumento de las provocaciones con misiles por parte del Norte.

La semana pasada, Pyongyang llevó a cabo su segundo intento de poner en órbita un satélite espía, aunque acabó en fracaso.

Kim ha declarado que Corea del Norte es una potencia nuclear “irreversible” y ha pedido que se incremente la producción de armas, incluidas armas nucleares tácticas.

También ha pedido que se refuerce la armada norcoreana, afirmando que las aguas del país rebosan del “peligro de una guerra nuclear”, según informaron los medios estatales.

“Debido a los temerarios movimientos de confrontación de EEUU y otras fuerzas hostiles, las aguas de la península coreana se han convertido en el mayor punto de concentración de material bélico del mundo”, dijo Kim, citado por la KCNA.

“Lograr los éxitos en el rápido desarrollo de la fuerza naval se ha convertido en una cuestión muy urgente en vista de los recientes intentos agresivos de los enemigos”.
Corea del Norte lanzó dos misiles balísticos en un “ensayo de ataque táctico nuclear”