Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El sigilo es una de las principales características del ultramoderno avión caza F-35. Pero esa alta capacidad para no ser detectado jugó en su contra tras un incidente ocurrido en el sureste de Estados Unidos.

Uno de estos aviones de combate del Cuerpo de Infantería de Marina estadounidense desapareció desde el domingo por la tarde, tras sufrir un “percance” cuando realizaba un vuelo en el estado de Carolina del Sur.

El piloto, que no ha sido identificado, logró eyectarse y descendió en un paracaídas. Está hospitalizado y en condición estable, según un comunicado de la Base Conjunta de Charleston.

Sin embargo, la aeronave continuó volando de forma autónoma, lo que informalmente se conoce como “estado zombi”, hasta que finalmente cayó a tierra.

La Base Conjunta de Charleston publicó un mensaje en redes sociales en el que pedía la ayuda del público para su localización: "Los equipos de respuesta a emergencias todavía están intentando localizar el F-35", indicaron.

"Se pide al público que coopere con las autoridades militares y civiles mientras continúa el esfuerzo".

Finalmente, en la tarde de este lunes la búsqueda dio resultados y las autoridades informaron que habían encontrándolos restos de la aeronave en el condado de Williamsburg.

Los F-35B tienen un costo de alrededor de US$190 millones y supone un salto cualitativo en las capacidades de dominio aéreo, asegura su fabricante, quien señala que es un caza de quinta generación "que combina sigilo avanzado con velocidad de combate y agilidad, fusión de sensores y sostenimiento avanzado".

"Las misiones que tradicionalmente suelen llevarse a cabo por un pequeño número de aeronaves especializadas -como inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y misiones de ataque electrónico- ahora pueden ser ejecutadas por un escuadrón de F-35, aportando nuevas capacidades a muchas fuerzas aliadas", apuntan.

El Cuerpo de Marines dijo en un comunicado que el percance está "bajo investigación" ante las dudas de por qué su transpondedor -el dispositivo que emite una señal de ubicación- no estaba operando.

Un segundo F-35 que se cree que volaba al mismo tiempo que el extraviado regresó sano y salvo a la base en Charleston, informó la mayor Melanie Salinas a la agencia Associated Press.

En 2018, el ejército estadounidense suspendió temporalmente toda su flota de aviones de combate F-35 después de un accidente también ocurrido en Carolina del Sur.
A los Marines de Estados Unidos se les perdió un avanzado caza F-35B Lightining II