Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En un movimiento que ha captado la atención internacional, Venezuela ha adquirido un lote de lanchas misileras Peykaap III entregadas por Irán. Esta adquisición ha generado preocupación en la comunidad internacional debido a las implicaciones geopolíticas y de estabilidad regional que significa su presencia en el hemisferio,  sobre todo por su rol efectuando misiones de guerra asimétrica de superficie y la afectación al balance de poder en la región.

Venezuela e Irán han mantenido una estrecha relación en los últimos años, basada en intereses económicos y políticos compartidos. Ambas naciones han buscado fortalecer sus lazos, especialmente en defensa, en el contexto de sanciones internacionales impuestas por distintos países. 

Irán, debido a su situación con las sanciones relacionadas con su programa nuclear, ha buscado ampliar sus relaciones con otros países no alineados con las políticas estadounidenses. Por otro lado, Venezuela ha buscado apoyo ante las sanciones internacionales y su crisis económica interna.

Las lanchas misileras Peykaap III son conocidas por ser una parte importante de la flota naval iraní. Se trata de embarcaciones rápidas y altamente maniobrables, equipadas con sistemas de misiles avanzados, que aumentarán significativamente la pauperrima capacidad de guerra antisuperficie de la Armada Venezolana.

La guerra asimétrica de superficie es un enfoque de combate que involucra el uso de tácticas no convencionales y tecnología avanzada para superar las capacidades superiores de una fuerza enemiga. En este contexto, las nuevas lanchas misileras Peykaap III de Venezuela representan un cambio de paradigma en las operaciones de la Armada Bolivariana.  Estas embarcaciones pueden desafiar a naciones con flotas más grandes y poderosas, permitiendo a Venezuela adoptar un enfoque más ágil y flexible en escenarios marítimos.
Venezuela incorporó lanchas misileras Peykaap III de Irán: Un paso hacia la modernización de su flota naval y la guerra naval asimétrica
Las nuevas embarcaciones fueron exhibidas el pasado 24 de julio durante el desfile naval conmemorativo del Bicentenario de la Armada Bolivariana de Venezuela. 

Según información oficial revelada durante el evento, las lanchas rápidas portamisiles fueron bautizadas como 'Goleta Emprendedora' y 'Goleta Independencia' y han sido asignadas al Escuadrón de Unidades de Reacción Rápida, realizando misiones de interdicción marítima.

Los barcos tienen un desplazamiento estándar estimado de 13,75 toneladas. El diseño de clase tiene 17,3 metros de eslora, con una manga de 3,75 metros y un calado de 0,7 metros. Está propulsado por dos motores diésel diseñados para proporcionar 2.400 caballos de fuerza para una velocidad máxima estimada de 52 nudos (96 km/h).

Las naves Peykaap III están armadas con dos lanzadores de misiles antibuque individuales, cada uno capaz de disparar misiles Kowsar o Nasr. Estos misiles se basan en la guía interna y la orientación terminal activa, lo que les permite alcanzar distancias de hasta 38 kilómetros (21 millas náuticas) a una velocidad de 0,8 Mach. Además, las naves están equipadas con dos ametralladoras de 12,7 mm como armamento secundario.

La entrega de estos buques marca un hito importante en la relación de defensa cada vez más estrecha entre las dos naciones. En los últimos dos años, el régimen iraní también entregó Fajr-1 MLRS y firmó acuerdos de coproducción para la fabricación de drones en Venezuela.
Venezuela incorporó lanchas misileras Peykaap III de Irán: Un paso hacia la modernización de su flota naval y la guerra naval asimétrica