Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En un encuentro de alto nivel llevado a cabo en la Casa de Nariño, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, se reunió con el presidente Gustavo Petro para discutir la emisión de una alerta temprana electoral donde se ha identificado una inminente y severa amenaza en el país de cara a las elecciones de octubre, identificando la preocupante cifra de 380 municipios en alto y extremo riesgo de violencia

“380 municipios del país están en riesgo alto y extremo, es decir, que existen altas probabilidades de que ocurran hechos vulneratorios de derechos humanos en la contienda electoral”.

La fuente de este peligro proviene de la feroz disputa por el control territorial entre grupos armados ilegales. El Defensor del Pueblo hizo hincapié en la urgente necesidad de exigir a estos grupos armados ilegales el cese inmediato de cualquier acción que vulnere los derechos humanos de las poblaciones en el territorio.

La alerta temprana electoral busca no solo garantizar la integridad del proceso electoral, sino también presionar al Estado para que tome medidas preventivas efectivas ante las amenazas identificadas.

“Le hicimos una precisión muy puntual al presidente Gustavo Petro y tiene que ver en exigirle a los grupos armados ilegales el cese inmediato de cualquier afectación de derechos humanos individuales y colectivo de las poblaciones en el territorio” destacó el Defensor.

En medio de un complejo panorama de orden público y una preocupante incidencia de crímenes en diversas zonas del país, la reunión entre Gustavo Petro y Carlos Camargo destapó este sombrío escenario que hace flaquear la política de "paz total" y ha iniciado conversaciones con las disidencias de las FARC que ha emprendido el gobierno nacional.

 “Le expresamos, a su vez, al señor presidente de la República el acompañamiento desde la Defensoría permanente a la política pública de "paz total", pero le hicimos una precisión muy puntual y tiene que ver en exigirles a los grupos armados ilegales el cese inmediato; óigase bien, cese inmediato de cualquier afectación en los derechos humanos individuales y colectivos de las poblaciones en el territorio”, anotó Camargo.

A medida que las elecciones regionales de Colombia se acercan, el nubarrón de una violencia inminente y las amenazas a los derechos humanos proyectan una sombra oscura. Los esfuerzos destinados a asegurar un proceso democrático íntegro y a salvo de intimidaciones emergen como una prioridad apremiante, en medio de la lucha por el dominio territorial protagonizada por grupos armados ilegales.
Alerta en Colombia: 380 municipios están en riesgo alto de violencia, en medio de escalada terrorista que vive el país