Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Mikael Franzén, jefe de Marketing y Ventas del área de negocios Aeronáutica de Saab, habló en una entrevista exclusiva con Webinfomil.com sobre la experiencia de Brasil en la selección, transferencia de tecnología, entrega y operación de los primeros aviones de superioridad aérea Saab Gripen, además de su oferta a Colombia.

Franzén mencionó que Brasil quería estar involucrado desde el inicio en el programa de desarrollo para tener la transferencia de tecnología que modernizara su industria aeronáutica, y Saab cumplió con este requerimiento en el acuerdo de venta de aviones y sistemas para la Fuerza Aérea Brasileña. La transferencia de tecnología incluyó la producción de pantallas panorámicas de ultima tecnología, el ensamblaje de partes del fuselaje del avión y el trabajo de desarrollo y pruebas de vuelo con Embraer.

En cuanto a la retroalimentación de la industria brasileña y la Fuerza Aérea Brasileña, Franzén dijo que se encontraron paquetes de trabajo que se ajustaban a los requerimientos de AEL Sistemas, Akaer y Embraer, logrando una excelente relación con ellos y expandiendo hacia más cooperación con estas industrias.

En relación al caso colombiano, Franzén mencionó que Saab ya ha identificado cuáles industrias son competentes en el área y están en discusiones con CIAC, Indumil y Codaltec para establecer un Hub de Innovación en el país, así como lanzar un proyecto de instalaciones de investigación y el desarrollo de un UAV en conjunto con la industria colombiana.

Franzén señaló que Saab siempre trata de entender las compañías con las que trabaja, cuál es su visión y cómo pueden desarrollarse. En el caso colombiano, esperan entrenar a 100 a 150 colombianos en Suecia para luego difundir todo el conocimiento adquirido en Colombia.

En cuanto a la opinión de Franzén sobre el proceso de selección colombiano, dijo que ha sido un proceso muy interesante y que Saab está mirando cómo trabajar en el sector aeronáutico, espacial y cibernético en Colombia, basado en la guía de la Fuerza Aérea.

En conclusión, la experiencia de Brasil en la selección, transferencia de tecnología, entrega y operación de los primeros aviones de superioridad aérea Saab Gripen ha sido un proyecto fantástico para Saab, y esperan replicar esta experiencia en el caso colombiano con la capacitación de ingenieros y la innovación en nuevas tecnologías.

¿Cuál ha sido la experiencia de Brasil en la selección, transferencia de tecnología, entrega y operación de los primeros aviones de superioridad aérea Saab Gripen?

Mikael Franzén: Ha sido un proyecto fantástico, tenemos dos clientes de la nueva versión del Gripen que son Suecia y Brasil. Cuando Brasil se unió el programa ellos querían estar involucrados en el programa de desarrollo para ser capaces de tener la transferencia de tecnología a su industria aeronáutica como lo son Embraer, AEL Sistemas, Akaer, entre otras empresas; así que en el acuerdo donde estaban incluidos los aviones, el armamento y todos los sistemas para la Fuerza Aérea Brasilera también hubo un gran programa de transferencia de tecnología. 

Ha sido viaje fantástico aquí en Brasil junto a la Fuerza Aérea Brasileña y la industria brasileña. Hemos establecido una producción de pantallas panorámicas (WAD) en Porto Alegre con AEL Sistemas, tenemos trabajo de desarrollo y de pruebas de vuelo con Embraer en Gaviao Peixoto y estaremos inaugurando próximamente la línea de producción en ese mismo lugar.

En São Bernardo do Campo (São Paulo) tenemos una fábrica de ensamblaje de Saab donde tendremos producción de subensambles de partes como el fuselaje trasero y el fuselaje frontal del Gripen E, así que es un gran programa, un gran reto y está funcionando excepcionalmente bien

¿Cómo ha sido la retroalimentación de la industria brasileña y de la fuerza aérea brasileña sobre toda esta transferencia tecnológica?

Mikael Franzén: Para trabajar con transferencia de tecnología primero tienes que mirar cuáles son las diferentes habilidades y cuáles son sus intereses de las empresas, así que hemos encontrado paquetes de trabajos que se ajustan a los requerimientos de AEL Sistemas, Akaer y Embraer, logrando una excelente relación con ellos y ahora basado en este éxito estamos expandiendo hacia más cooperación con estas industrias.

¿Cuántas personas Cuántos ingenieros se han capacitado y se han beneficiado del programa Gripen en Brasil?

Mikael Franzén: Siempre es difícil estipular un número, pero alrededor de 350 brasileños han sido entrenados en Suecia en diferentes categorías. Personas como ingenieros, operadores, pilotos y técnicos, quienes luego de ese entrenamiento regresan a Brasil, para trabajar en sus propias empresas y expandir ese conocimiento a muchas más personas.

Cambiando un poco de tema y pasando al caso colombiano ¿Cómo Saab puede aplicar esta misma filosofía de trabajo en el caso de que el gobierno colombiano seleccione el Gripen como su nuevo avión de superioridad aérea?

Mikael Franzén: Lo que ya hemos hecho en Colombia es identificar cuáles industrias son aquellas que son competentes en el área, porque se necesita tener una conocimiento básico para poder recibir tecnología y subir de nivel de la industria aeroespacial. 

Estamos en discusiones con CIAC, Indumil y Codaltec mirando temas de innovación, de tratar de establecer un Hub de Innovación y estamos por ejemplo tratando de lanzar un proyecto instalaciones de investigación y un UAV en conjunto con la industria colombiana.

Muchos de los offsets en los contratos de defensa generalmente vienen para temas de mantenimiento y sostenimiento de la flota adquirida, ¿Ustedes también quieren ir más allá y establecer una base industrial aeroespacial en Colombia?

Mikael Franzén: Sí, por supuesto. Nosotros siempre tratamos de entender las compañías con la que trabajamos, cuál es su visión y cómo se pueden desarrollar, porque si intentas hacer algo distinto no va a funciona. Nosotros trataremos de hacer trabajo de desarrollo, también trataremos algo similar a lo que se hizo con Brasil, donde traeremos colombianos a Suecia para entrenarlos en Saab.

El programa colombiano no será tan grande como el de Brasil pero podría ser algo como la mitad, donde se podría esperar que 100 a 150 colombianos sean entrenados en Suecia para luego ir a Colombia y difundir todo el conocimiento adquirido.

Estamos mirando todo, innovación en nuevas tecnologías, en nuevos programas, estamos mirando la producción y el mantenimiento así como también la aeronáutica y el espacio. 

Nosotros hemos recibido una guía de la Fuerza Aérea que nos indica que ellos están interesados en el sector aeronáutico, espacial y cibernético, y estamos mirando cómo trabajar en ello.
"El Gripen es la mejor elección para Colombia por su capacidad militar, transferencia de tecnología y precio": afirmó Mikael Franzén de Saab
Cual es su opinión sobre el proceso de selección colombiano y de los eventos que sucedieron a final del año pasado.

Mikael Franzén: Ha sido un proceso largo y dedicado que tuvo un aceleramiento a final de año, creo que el gobierno quería hacer un contrato antes del final del año y ellos invitaron a la solución francesa y a nosotros a una negociación, pero verdaderamente no tuvimos el tiempo para finalizar el acuerdo, porque ellos querían cerrarlo para antes de final de año. Ahora el gobierno se encuentra revisando el proceso y con un poco de suerte lo volverán a reactivar con nuevas negociaciones este año.

¿Saab es todavía está totalmente comprometida para que el Gripen para Colombia sea una realidad?

Mikael Franzén: Si, por supuesto. Desde mi perspectiva es muy claro que el Gripen es el caza más moderno y fue diseñado para un país con un tamaño similar a Colombia. Suecia no es un país súper grande o súper rico, por lo que necesitamos ser eficientes, tener alta disponibilidad en los aviones, tener cazas económicos y los construimos con una alta tecnología. 

Así que para mí es el Gripen es la mejor elección para Colombia si miramos todos los aspectos como lo son: la capacidad militar, la transferencia de tecnología y el precio a través de todo el ciclo de vida del avión.

El el gobierno de Colombia según los planes presupuestarios no tiene mucha capacidad económica para reemplazar de una sola vez toda la flota de aviones Kfir y podría optar por la adquisición de un número pequeño de unidades ¿Saab está dispuesta a tener cierta flexibilidad en ese especto?

Mikael Franzén: Nosotros siempre tratamos de ser flexibles y seguir los requerimientos del cliente. Sabemos que hay retos, porque los sistemas de combate y los cazas cuestan mucho dinero, porque es el sistema de armas más avanzado que el país va a comprar, así que tenemos que poder adaptarnos a los recursos disponibles por parte del cliente. Así que sí, podremos dividir el pedido en lotes pequeños.

En su opinión ¿Cuál es el número básico o número mínimo que debería tener un escuadrón de aviones de combate para ser efectivo en operaciones?

Mikael Franzén: Pienso que el número que la Fuerza Aérea Colombiana está discutiendo en este momento de 16 aeronaves es un buen número. 

Si no se cuenta con suficientes recursos, pero quieren empezar a construir una capacidad de defensa estratégica, pienso que 8 es un número que puede ser útil; pero allí tienen que mirar qué nivel de disponibilidad buscan con estos cazas y el Gripen tiene las más altas tasas de disponibilidad de todos los aviones de combate ofrecidos.

Así que para el caso del Gripen se podría empezar con una flota de 8 aviones, mientras que si eligen otras soluciones posiblemente necesites más aviones por sus altos requerimientos de mantenimiento.

Con respecto al Memorando de Entendimiento que Saab firmó con Embraer, ¿Cómo este MOU entra en juego en la oferta de los cazas Gripen en América Latina?

Mikael Franzén: Pienso que fortalecerá la oferta, pero al final el cliente decide que quieren tener y dónde lo quieren tener. Por ejemplo, sabemos que Colombia quiere tener independencia y tener el mantenimiento hecho por la CIAC lo cual no es ningún problema para nosotros.

Con la demanda que vemos ahora, producir aviones en Linköping y en Gaviao Peixoto es una ventaja, nuestro objetivo es tener esas dos líneas de producción disponibles para cumplir con los requerimientos de los clientes, porque construir un avión toma de tres a cuatro años y si solamente tenemos una línea de producción los clientes entrarían a hacer una larga espera, mientras que teniendo dos líneas de producción podemos construir aviones en paralelo, así que es una manera para nosotros fortalecer nuestra capacidad industrial.
Los Saab Gripen E/F son uno de los aviones opcionados para ser el nuevo caza de la Fuerza Aérea Colombiana.
¿De de darse la compra del Gripen, el soporte vendría de Suecia o vendría de Brasil? ¿Cómo sería esa relación entre los dos países que operarían la misma aeronave?

Mikael Franzén: De nuestra parte la flexibilidad es muy importante, el poder estar disponibles para responder en diferentes maneras, dándole a Colombia varias alternativas para elegir como sería el soporte.

Cada nación quiere ser independiente, es decir, siempre serás dependiente del proveedor en alguna medida, pero con el "setup" que tenemos con los aviones de combate, el cliente decide qué tanto quiere comprar, qué talleres quiere tener en el país y en cuáles temas de mantenimiento te apoyas en Saab o Embraer.

Cuando nosotros negociamos los paquetes con los clientes calculamos qué nivel de disponibilidad quieren, qué número de disponibilidad desean, y si quieren tener un nivel de disponibilidad alto necesitan tener más piezas de repuesto, tener más instalaciones de mantenimiento en Colombia para tener unas revisiones más rápidas, así que es una decisión y una calibración entre el entre el cliente y nosotros como proveedores.

Y por supuesto entre más independiente quieran ser más alto será el precio porque necesitas tener más equipos en el país, así que siempre es un balance entre independencia, disponibilidad de aviones y el costo.

Más allá de eso, pienso que la relación más importante es la posibilidad de cooperar entre las fuerzas aéreas, porque Brasil y Colombia pueden aprender uno del otro tanto como ellos quieran.

Así que digamos, si comparamos el Gripen E con un avión que es más caro de operar ¿los costos de mantenimiento y de soporte de la nave incrementarían exponencialmente?

Mikael Franzén: Sí, el Gripen está diseñado para las necesidades de una fuerza aérea de tamaño medio como la Fuerza Aérea Sueca y la Fuerza Aérea Colombiana, así que el avión ha sido diseñado para que pueda ser usado muy rápidamente.

La manera en la que Suecia operaría los Gripen en una situación de guerra contempla la idea de que tienen que enfrentarse a un oponente superior que tiene más aviones de combate. Los aviones despegarían de Suecia, enfrentarían al adversario, descargarían sus armas y volverían a su base para rearmarse, reaprovisionarse de combustible y salir de nuevo al combate. El Gripen está diseñado para volar y no para pasar el tiempo en fases de mantenimiento.

También está hecho para ser operado en bases de dispersión dispuestas en carreteras. En Suecia, en una situación de conflicto abandonaríamos todas las bases aéreas, porque esas bases serán impactadas en el primer día de la guerra; así que nos desplegaremos hacia bases más pequeñas ubicadas en carreteras para que el enemigo no sepa dónde están los aviones y es por eso que debemos tener una huella logística muy pequeña y poder ser aprovisionados por solo cinco personas (un oficial y cuatro conscriptos) que le dan servicio a la aeronave.

Esa filosofía de diseño hace también posible que el Gripen sea fácil de mantener en operaciones durante tiempos de paz y también lo hace adecuado para las bases aéreas que tiene Colombia, donde no tienen que hacer una inversión considerable y trabajos mayores de adecuación de infraestructura para recibirlos, como sería el caso de otros aviones de combate.
Los Saab Gripen E/F son uno de los aviones opcionados para ser el nuevo caza de la Fuerza Aérea Colombiana.