Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Las conversaciones entre ambas partes comenzaron el año pasado y se espera que representaciones de ambas partes mantengan un encuentro en fechas muy cercanas para seguir avanzando. El J-10C es el último avión de combate chino de cuarta generación capaz de volar a una velocidad máxima de 2.327 km/h a gran altitud. La OTAN denomina a este avión como «firebird».

El avión en el que Egipto está interesado es la versión mejorada del J-10B y viene con un nuevo radar AESA, así como con el buscador de imágenes infrarrojas IIR PL-10, y está equipado con un motor turbofán Shenyang WS-10.

Con este movimiento de acercamiento de Egipto a Pekín, sumado a que el país árabe ha ignorado las sanciones a Rusia por la guerra de Ucrania, ha molestado en gran manera a EEUU, hasta ahora tradicional socio en materia de seguridad y proveedor de 1.300 millones de dólares anuales en ayuda militar al país árabe.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto, Ahmed Abu Zeid, ha aclarado que, «La posición de Egipto desde el principio se basa en no implicarse en esta crisis y en comprometerse a mantener la misma distancia con ambas partes.»

Actualmente, la columna vertebral de la Fuerza Aérea egipcia está compuesta principalmente por MiG-29 soviéticos y Rafal Dassault franceses, aunque Egipto estuvo a punto de adquirir el Su-35 Flanker-E ruso, sin llegar a conseguirlo.

En caso de llevarse a cabo la incorporación de estos nuevos cazas, estarían destinados a sustituir a la envejecida flota de F-16 que la fuerza aérea tiene activos.
Egipto está en conversaciones con China para comprar 12 cazas chinos J-10 Vigorous Dragon