Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Según el informe diario que realiza la inteligencia británica sobre la situación en Ucrania, Rusia estaría desplegando sus aviones Mig-31K en Bielorrusia, concretamente en la base de Machulischi, en las afueras de Minsk, armados con los misiles hipersónicos Kinzhal, conocidos en la nomenclatura de la OTAN como AS-24 Killjoy. Eso se desprende de las imágenes satelitales tomadas en octubre en las que se podía ver seis de estos cazas.

Estos misiles de alta precisión, que pueden portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales, fueron presentado al mundo en marzo de 2018, cuando se efectuó también el primer ensayo con esa arma, que, según Moscú, es capaz de burlar cualquier escudo antimisiles.

La combinación de MiG-31K y este tipo de misiles Kinzhal sería el sistema de armas convencionales más potente del arsenal ruso y preocupa especialmente en Occidente, pues su despliegue pone en peligro cualquier objetivo tanto en la Europa continental como en Reino Unido.

Llama la atención también que Rusia, no solo no haya realizado esta operación con el secreto habitual que acompaña a estos despliegues, sino que el Kremlin parece querer mandar un mensaje disuasorio a la OTAN. Las imágenes de estos aviones captadas por los satélites occidentales tienen como objetivo dejar claro que estos aparatos podrían poner un misil Kinzhal (daga en ruso) en cada ciudad europea si la escalada bélico sube otro escalón.

Conocido en la OTAN como ‘Foxhound’ (perro de caza), el MiG-31 es un caza diseñado por la oficina de diseño soviética Mikoyán, como sucesor del Mig-25 Foxbat, cuya misión incluye intercepción aérea y escolta táctica de bombarderos. Estas aeronaves son capaces de alcanzar una velocidad máxima de hasta Mach 2.8 a gran altitud y pueden aniquilar los misiles de crucero y los satélites que vuelan a altitudes bajas. En unas maniobras realizadas en 2020, se pudo ver a dos Mig-31 simulando un ejercicio de combate aéreo en la estratosfera contra objetivos convencionales, alcanzando una altura de 20.000 metros. La tripulación tenía la misión de encontrar y rastrear objetivos enemigos sin el apoyo de Sistemas Terrestres de Defensa Aérea, habiendo llevado a cabo lanzamientos de misiles aire-aire de largo alcance.

El MiG-31 realizó su vuelo inaugural en 1975 y se puso en servicio en 1981. Desde entonces, se ha actualizado constantemente y es la principal plataforma de lanzamiento del misil Kinzhal, una de las armas estratégicas clave de Rusia.

El misil hipersónico ruso de alta precisión, que puede portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales, fue presentado al mundo en marzo de 2018, cuando se efectuó también el primer ensayo con esa arma, que, según Moscú, es capaz de burlar cualquier escudo antimisiles. Tiene un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que la del sonido.

Una de las principales características del misil ruso es la capacidad de maniobrar permanentemente durante su trayectoria, lo que dificulta al máximo su interceptación. La versión aérea de este misil aporta un mayor alcance, capacidad de despliegue y flexibilidad en comparación con los Iskander instalados en tierra, y es capaz de maniobrar en todas las fases de su trayectoria de vuelo. Este misil ofrece capacidades antibuque, por lo que puede representar una amenaza para los portaaviones de EEUU y la OTAN.

El Kinzhal puede ser lanzado desde el bombardero supersónico Tu-22M3M Backfire, el avión de combate Su-57 Felon de quinta generación y el MiG-31K.
Rusia desplegó cazas MiG-31K con misiles hipersónicos Kinzhal en la frontera europea
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!