Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El gobierno filipino ha desechado un acuerdo para comprar 16 helicópteros de transporte militar rusos debido a los temores de posibles sanciones de Estados Unidos, dijeron funcionarios filipinos.

El ex secretario de Defensa, Delfín Lorenzana, dijo el martes por la noche que canceló el acuerdo de 12.700 millones de pesos (227 millones de dólares) para adquirir los helicópteros Mi-17, en una decisión tomada el mes pasado y que fue aprobada por el entonces presidente Rodrigo Duterte antes de que terminaran sus mandatos el 30 de junio.

“Podríamos enfrentarnos a sanciones”, dijo Lorenzana a The Associated Press, describiendo las formas en que Washington podría expresar su descontento si Filipinas seguía adelante con el acuerdo debido al empeoramiento del conflicto de Estados Unidos con Rusia.

Los funcionarios de seguridad estadounidenses estaban al tanto de la decisión de Manila y podrían ofrecer helicópteros de carga pesada similares para uso militar filipino, dijo.

Después de servir como jefe de defensa bajo Duterte, Lorenzana ha sido nombrado por el nuevo presidente Ferdinand Marcos Jr. para dirigir una agencia gubernamental encargada de transformar las antiguas bases militares en centros de negocios.
 
El embajador filipino en Washington, José Manuel Romualdez, dijo a la AP que el acuerdo fue cancelado porque Manila podría enfrentarse a posibles sanciones en virtud de una ley federal estadounidense llamada Ley para contrarrestar a los adversarios de Estados Unidos mediante sanciones si el acuerdo de los helicópteros seguía adelante.

Un funcionario militar filipino dijo que el acuerdo de los helicópteros se sometería a un “proceso de terminación” después de que se tomara la decisión de cancelarlo, ya que se ha firmado un contrato. Los rusos pueden apelar, pero hay poco margen para que el gobierno filipino reconsidere la decisión, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato debido a la falta de autoridad para discutir públicamente el asunto.

Según el acuerdo de compra de helicópteros, que se firmó en noviembre, la entrega del primer lote de helicópteros polivalentes por parte de la empresa rusa Sovtechnoexport estaba prevista para dentro de unos dos años.

Cuando se le preguntó en marzo si la invasión rusa de Ucrania afectaría a la compra, Lorenzana dijo a los periodistas: “No vemos ninguna probabilidad de que se deseche en este momento” y añadió que “sólo el tiempo puede decirlo”.

Lorenzana dijo entonces que Filipinas había realizado un pago inicial en enero. No estaba claro qué ocurriría con el pago tras la decisión de Filipinas de retirarse del acuerdo.

Los helicópteros de fabricación rusa podrían haberse utilizado para operaciones de combate, búsqueda y rescate, y evacuaciones médicas en el archipiélago del sudeste asiático, azotado a menudo por tifones y otras catástrofes naturales, dijeron funcionarios filipinos.

En marzo, Filipinas votó “sí” a una resolución de la Asamblea General de la ONU que exigía el cese inmediato del ataque de Moscú a Ucrania y la retirada de todas las tropas rusas. Condenó la invasión y se hizo eco del llamamiento del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, para que se respeten los principios humanitarios y se proteja a los civiles y las infraestructuras civiles en Ucrania.

Duterte ha expresado su preocupación por el impacto global de la invasión rusa, pero no la ha condenado personalmente. Durante su mandato, mantuvo estrechos lazos con el presidente ruso Vladimir Putin, al que llamó en una ocasión su “ídolo”, y con el líder chino Xi Jinping, al tiempo que criticaba con frecuencia las políticas de seguridad estadounidenses.

Filipinas es un aliado de Washington, que ha impuesto fuertes sanciones para presionar a Moscú para que se retire de Ucrania.

El acuerdo para adquirir los helicópteros rusos fue uno de los varios acuerdos de compra de armas firmados durante los últimos meses de Duterte en el cargo.

El pasado mes de febrero, Lorenzana firmó un acuerdo de 32.000 millones de pesos (571 millones de dólares) para adquirir 32 helicópteros S-70i Black Hawk del fabricante aeroespacial polaco PZL Mielec. Fue el mayor contrato de adquisición de aeronaves militares firmado bajo el mandato de Duterte, dijeron funcionarios de defensa filipinos.

Debido a las restricciones financieras, Filipinas ha luchado durante años para modernizar su ejército, uno de los más infradotados de Asia, para hacer frente a las insurgencias musulmanas y comunistas de décadas y para defender sus territorios en el disputado Mar de China Meridional.
Filipinas canceló la compra de 16 helicópteros Mi-17V5 a Rusia.
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!