Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Altos funcionarios estadounidenses viajaron a Venezuela el pasado sábado para reunirse con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, según reportó el diario norteamericano The New York Times, mientras la administración Biden intensifica los esfuerzos para separar a Rusia de sus aliados internacionales restantes en medio de un enfrentamiento cada vez mayor sobre Ucrania.

Este inédito acercamiento entre los dos países antagónicos, tendría como objetivo reducir la dependencia global del petróleo ruso en medio de la invasión rusa de Ucrania y aislar a Rusia de uno de sus aliados clave en América del Sur.

Según el New York Times, políticos republicanos han estado involucrados en conversaciones con empresarios venezolanos sobre reiniciar el comercio de petróleo. De acuerdo al periódico, varias personas cercanas al régimen venezolano aseguran que "el equipo de Maduro estaba ansioso por volver a entablar una relación con Estados Unidos".

Entre la comitiva enviada a Venezuela por la administración Biden se destaca el director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Juan González, y el enviado presidencial especial de EE.UU. para asuntos de rehenes, Roger Carstens.

La noticia fue confirmada por la propia Casa Blanca, quien a través de su portavoz, Jen Psaki, declaró que una delegación estadounidense sostuvo conversaciones el fin de semana en Venezuela con el gobierno de Nicolás Maduro, y que el suministro de energía estuvo sobre la mesa.

"En lo que respecta a Venezuela, el propósito del viaje que realizaron los funcionarios de la administración fue discutir una variedad de temas, incluida, sin duda, la seguridad energética, pero también discutir la salud y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses detenidos. Nunca vamos a perder la oportunidad de hacer exactamente eso" afirmó Psaki.

Según el Wall Street Journal, las propuestas que se discuten entre las dos partes aliviarían las sanciones al régimen chavista por un período limitado -justificándolas en motivos de seguridad nacional de Estados Unidos- a cambio de petróleo venezolano.

Al suavizar dichas sanciones, gran parte de las exportaciones de petróleo venezolano serían redirigidas de China y Rusia hacia las refinerías de la Costa del Golfo que procesan el crudo pesado que produce Venezuela, dijeron personas familiarizadas con el tema al WSJ.

Cae recordar que Estados Unidos y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas a principios de 2019, luego de que el presidente Nicolás Maduro asumió un segundo mandato luego de unas elecciones ampliamente cuestionadas por motivos de fraude. Washington reconoció entonces al líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, como única autoridad legítima, e impuso una andanada de sanciones a Caracas con el fin de forzar la salida de Maduro.

Las medidas incluyeron un embargo vigente desde abril de 2019 que impide a Venezuela negociar su crudo -que representaba 96% de los ingresos del país- en el mercado estadounidense. Desde entonces, Maduro recibió un fuerte apoyo de Rusia para poder seguir exportando petróleo a pesar de las sanciones de Estados Unidos.

El país bolivariano tiene una producción aproximada de 760.000 barriles de petróleo por día, una cifra que tan solo es una cuarta parte de lo que bombeaba en la década de 1990. Según expertos en el tema, Venezuela podría tener una producción de hasta 1,2 millones de barriles por día en menos de ocho meses, si este acuerdo se llega a dar y si se hacen mejoras a la precaria infraestructura petrolera actual.
Estados Unidos se acerca a Venezuela: Aliviaría sanciones al régimen de Maduro a cambio de petróleo.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!