Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Pese a que fueron oficialmente desactivados hace más de 13 años y se creía que estaban totalmente retirados del servicio, los aviones F-117 Nighthawk de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos continúan volando en pleno 2021, en misiones clandestinas que tienen como objetivo entrenar a los pilotos de caza para enfrentar amenazas disímiles equipadas con tecnologías sigilosas y antirradar.

La reactivación de las operaciones de los míticos F-117 que se da luego de más de una década de estar almacenados en hangares de una base cercana al Área 51 era un secreto a voces que en los últimos meses se fue confirmando por la aparición en redes sociales de fotografías y videos de baja resolución que mostraban a varios de estos icónicos bombarderos, operando en los polígonos de entrenamiento cercanos a la base más secreta de los Estados Unidos.

La duda sobre qué tipo de misiones estaban realizando estos aviones se mantuvo clasificada hasta hace un par de días, cuando la Fuerza Aérea de Estados Unidos desplegó de manera pública dos aviones F-117 Nighthawk a la Base de la Guardia Nacional Aérea ubicada en Fresno (California), para llevar a cabo diferentes misiones de entrenamiento de combate aéreo con el Ala de Combate 144.

El comandante de dicha unidad, Coronel Troy Havener, dijo en un comunicado de prensa: "Tenemos el honor de ser la primera unidad de la Fuerza Aérea en recibirlos durante una semana completa de entrenamiento".

Durante los próximos días, los pilotos de los cazas F-15 del Ala de Combate 114 realizarán múltiples misiones de entrenamiento de combate aéreo disimilares con los pilotos de los F-117. “Esta semana cosechamos los beneficios de más de dos años de comunicación cuidadosa y coordinación decidida con las agencias y líderes que supervisan estos activos únicos de la USAF”, dijo Havener. "El entrenamiento contra el F-117 desafiará y agudizará las capacidades de nuestros pilotos, así como también generará confianza en las tácticas y sistemas necesarios para defender nuestra nación".

Por su parte el Teniente Coronel David Allamandola, Oficial de Programas Avanzados del ala 144, dijo: “Nuestros pilotos están encantados de poder participar en esta oportunidad única. Es un privilegio muy especial realizar misiones de entrenamiento con los F-117 Nighthawks ".

“Esta capacitación ofrece un valor increíble para todos los involucrados y presenta nuevos desafíos para probar tácticas difíciles en un entorno realista. No todo el mundo puede hacer esto, por lo que ha sido emocionante”, dijo Allamandola. “El entusiasmo es contagioso. Estamos increíblemente agradecidos con nuestros visitantes por sus incansables esfuerzos durante un largo período de tiempo para hacer de esto una realidad. Ha sido fantástico ver cómo se concreta este plan ".

Esta es la primera vez que los F-117 Nighthawks aterrizan en Fresno. Su presencia recibió de inmediato el interés de múltiples medios de comunicación y algunos miembros de la comunidad.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos afirmó en el comunicado que "Aunque están oficialmente retirados, muchos F-117 permanecen en condiciones de vuelo y se utilizan para respaldar misiones de investigación y entrenamiento gracias a sus capacidades únicas y distintivas".

Los F-117 se retiraron oficialmente en el 2008, se almacenaron 52 aviones. La "despedida final" oficial se realizó el 22 de abril cuando los últimos cuatro aviones en condiciones de vuelo hicieron una pasada por la Planta 42 de "Skunk Works" y de la Fuerza Aérea en Palmdale, California, mientras se dirigían desde la Base de Holloman a su hogar original en Tonopah (Área 51) para almacenamiento.
Uno de los F-117 Nighthawk de la USAF aterrizando en Fresno (CA) el 14 de septiembre de 2021.
Según la USAF,  hasta el día de hoy Estados unidos tiene 48 aviones F-117 en su inventario y está llevado a cabo un plan para retirarlos y desactivarlos completamente a un ritmo de cuatro fuselajes por año. A medida que este plan avanza, los aviones desmilitarizados son ofrecidos a museos y bases de la fuerza aérea para ser empleados como exhibiciones y monumentos.

Algunas de estas aeronaves participan como laboratorios en estudios de tecnología stealth y aproximadamente docena de F-117 están participando en misiones tipo Red Air, en las que se usan como aviones stealth adversarios, para brindar un entrenamiento lo más realista posible a pilotos y radaristas de todas las Fuerzas Armadas de los EE.UU.

La expansión de la tecnología stealth y contra-stealth entre naciones adversarias de EE.UU. hace que este tipo de entrenamientos sean de vital importancia para prepararse para los enfrentamientos armados del futuro.

Sobre el F-117

El Lockheed F-117 Nighthawk es un avión furtivo de ataque estadounidense diseñado para ser un vector de ataque en profundidad, capaz de penetrar los espacios aéreos mejor defendidos y dar un letal golpe en los puntos neurálgicos del enemigo, como puestos de mando, instalaciones de defensa aérea, y similares.

Pese a que se le asignó la letra F (por Fighter), el Nighthawk no es un luchador, si no un bombardero táctico de precisión. Gracias a su furtividad, el F-117 podría noquear la capacidad defensiva y de coordinación del enemigo, para que luego los aviones de combate convencionales tuvieran libertad para destruir todo lo que se ponía a tiro.  Se convirtió en la punta de lanza de una ofensiva aérea a gran escala.

El primer vuelo tuvo lugar en 1981 y la aeronave alcanzó la capacidad operativa inicial en 1983, pero se mantuvo bajo el más estricto secreto durante muchos años. No fue hasta 1988 que el programa fue reconocido públicamente, recién en 1990 el F-117 hizo su primera aparición pública formal. Hasta ese momento, la aeronave había estado operativa durante siete años.
Uno de los F-117 Nighthawk de la USAF aterrizando en Fresno (CA) el 14 de septiembre de 2021.
Su primera prueba de fuego fue durante la invasión de EEUU a Panamá, en la operación “Causa Justa” de 1989, donde se valió de su gran precisión para atacar objetivos ligados a las posesiones del General Manuel Noriega.

Sin embargo, fue durante la Operación Tormenta del Desierto en Irak en la que el F-117 marcó “un antes y un después” en el combate aéreo, ya que asumió un papel principal en uno de los capítulos más importantes de la historia de la aviación militar.

Dos escuadrones de estas aeronaves fueron desplegados en Arabia Saudita con la única misión de golpear blandos estratégicos en Bagdad, una zona donde la concentración de defensas aéreas de todo tipo impedía que los aviones convencionales se acercaran para atacar.

En el inicio de la Operación Tormenta del Desierto y durante las primeras horas del 17 de enero de 1991, se enviaron F-117 al centro de Bagdad como parte de la primera ola de bombardeos, en la cual lanzaron bombas guiadas por láser contra instalaciones de comunicaciones, radares y centros de mando y control iraquíes.

Los F-117 proporcionaron capacidades críticas a las operaciones aliadas a lo largo de la campaña, golpeando objetivos vitales, desorientando y lastimando seriamente la capacidad de mando de las fuerzas iraquíes, impidiéndoles montar una defensa eficaz. Los Nighthawks desplegados acumularon unas 1.271 salidas de combate con una increíble tasa de disponibilidad de misión de más del 85 por ciento y sin sufrir ninguna pérdida en combate.

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!