Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho este sábado que ha autorizado el despliegue de "aproximadamente 5.000" militares en Afganistán, una cifra superior a la de 3.000 anunciada el jueves, para completar la evacuación de miles de estadounidenses y afganos ante el avance talibán.

En un comunicado, Biden ha amenazado además a los talibanes con una respuesta militar "rápida y contundente" si atacan al personal estadounidense o su embajada en Afganistán, ante el temor a que ese grupo insurgente avance sobre Kabul.

Esto, con el objetivo de "llevar a cabo una retirada ordenada y segura del personal estadounidense y de otros aliados [...] que corren un riesgo especial por el avance de los talibanes", señaló la Casa Blanca a través de un comunicado.

De acuerdo al documento, Biden ha instruido a elementos del Ejército y de la unidad de inteligencia para garantizar que su Administración mantenga "la capacidad y la vigilancia para hacer frente a futuras amenazas terroristas" procedentes del país asiático.

Asimismo, el Gobierno estadounidense, a través de un Comando de Combate, advirtió a los representantes de los talibanes en Doha (Catar) que cualquier operación que estos realicen que suponga algún peligro para el personal del país norteamericano o su misión en territorio afgano, "será respondida con una respuesta militar rápida y contundente".

Biden también destacó que  ha ordenado al Secretario de Estado que apoye al presidente Ghani y a otros líderes afganos en su intento de evitar un mayor derramamiento de sangre y buscar un arreglo político.

En su discurso Biden declaró que "Estados Unidos fue a Afganistán hace 20 años para derrotar a las fuerzas que atacaron este país el 11 de septiembre. Esa misión resultó en la muerte de Osama bin Laden hace más de una década y la degradación de Al Qaeda. Y, sin embargo, 10 años después, cuando asumí la presidencia, un pequeño número de tropas estadounidenses aún permanecían en el terreno, en peligro, con una fecha límite inminente para retirarlas o volver al combate abierto".

"Durante los 20 años de guerra de nuestro país en Afganistán, Estados Unidos ha enviado a sus mejores hombres y mujeres jóvenes, ha invertido casi 1 trillón de dólares, ha entrenado a más de 300.000 soldados y policías afganos, los ha equipado con equipo militar de última generación y ha mantenido su fuerza aérea como parte de la guerra más larga en la historia de Estados Unidos. Un año más, o cinco años más, de presencia militar estadounidense no habría hecho ninguna diferencia si el ejército afgano no puede o no quiere mantener su propio país. Y una presencia estadounidense interminable en medio del conflicto civil de otro país no era aceptable para mí" agregó el presidente de Estados Unidos.

"Cuando asumí el cargo, heredé un acuerdo cerrado por mi predecesor, que invitó a los talibanes a discutir en Camp David en la víspera del 11 de septiembre de 2019, que dejó a los talibanes en la posición militar más fuerte desde 2001 e impuso una fecha límite para retirar las fuerzas estadounidenses. Poco antes de dejar el cargo, también redujo las fuerzas estadounidenses a un mínimo de 2.500. Por lo tanto, cuando me convertí en presidente, enfrenté una elección: cumplir con el acuerdo, con una breve extensión para sacar a nuestras Fuerzas y las Fuerzas de nuestros aliados de manera segura, o aumentar nuestra presencia y enviar más tropas estadounidenses para luchar una vez más en otro país. conflicto civil del país. Fui el cuarto presidente en presidir una presencia de tropas estadounidenses en Afganistán: dos republicanos, dos demócratas. No pasaría, y no pasaré, esta guerra a una quinta administración".
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!