Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Con un impresionante despliegue militar que no se había visto en la historia reciente del país, la Fuerza Aérea Colombiana y la Armada Nacional realizaron esta semana un gigantesco ejercicio aeronaval en aguas soberanas del Mar Caribe muy cerca de Nicaragua. Las maniobras militares, que contaron con la participación de aviones de combates supersónicos así como varios buques de guerra, se centraron en el fortalecimiento de las capacidades de guerra convencional en alta mar y la protección de la soberanía del territorio marítimo colombiano frente a las amenazas externas.

Para el ejercicio la Armada Nacional destacó las fragatas misileras ARC Almirante Padilla (FM-51) y la ARC Antioquia (FM-53), así como la corbeta misilera ARC Almirante Tono (CM-55), un avión de patrulla marítima Airbus Defence CN-235MPA 'Persuader' y dos helicópteros navales Bell 412.

Por su parte la Fuerza Aérea Colombiana envió al Grupo Aéreo del Caribe (GACAR) ubicado en el Aeropuerto Internacional Gustavo Rojas Pinilla de la isla de San Andrés tres aviones de combate IAI Kfir C10, así como un avión de transporte Airbus C-295 y el avión tanquero Boeing KC-767 Júpiter que voló todos los días al territorio insular desde el Comando Aéreo de Combate N°3 con la misión de apoyar en maniobras de reabastecimiento aéreo los cazabombarderos colombianos.

Este tipo de maniobras entre las distintas Fuerzas Militares se están haciendo más comunes en los últimos meses buscando fortalecer la sinergia de las instituciones en un entorno de operaciones conjuntas. En agosto de 2020 un ejercicio similar -pero de mayor tamaño- denominado 'Alcatraz' se llevó a cabo en el Golfo de Morrosquillo, durante ese mismo mes se llevó a cabo en la península de la Guajira otro ejercicio entre la Fuerza Aérea y el Ejército Nacional, y a finales de año la Fuerza Aérea Colombiana realizó en los llanos orientales un ejercicio de carácter estratégico donde probó y disparó en condiciones reales las modernas armas que equipan sus aeronaves (misiles Python 5, Spike NLOS y bombas Spice1000).

Este despliegue poco común se produce semanas después de que Nicaragua sancionara una ley en la que unilateral e ilegalmente se apropiaba de una extensa región del mar caribe colombiano, lo que generó el repudio del Gobierno de Iván Duque, el cual, a través de su cancillería presentó una enérgica protesta en rechazo a ese estatuto que considera grandes porciones del Mar Caribe como si fueran parte del territorio nicaragüense.

Colombia resaltó que esta medida de Nicaragua no cumple con los requisitos y procedimientos internacionales para el reconocimiento de áreas y lugares de especial interés y protección ambiental. "Es una decisión unilateral de Nicaragua que desconoce la existencia y logros en términos de protección ambiental de la Reserva de Biósfera Seaflower, declarada como tal desde el año 2000 por la UNESCO" expresaron en un comunicado de prensa.

En su nota de protesta, Colombia rechazó que, bajo el pretexto de una medida de protección ambiental y en contravía del derecho internacional, Nicaragua incluya y califique porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio.

Según la Cancillería, la declaratoria representa un intento más por parte de Nicaragua de generar hechos ante la Corte Internacional de Justicia, con el objetivo de aparentar cumplimiento y respeto por las normas sobre derechos humanos y medio ambiente, pese a que ya es de amplio conocimiento por la comunidad internacional que las autoridades nicaragüenses son infractoras sistemáticas en estas materias.

El Gobierno de Colombia reiteró que no ahorrará esfuerzo alguno en la defensa ante instancias internacionales de los más altos intereses de la Nación, incluidos los derechos de los colombianos, entre ellos los de la población Raizal y de todos los habitantes del Archipiélago.

Además de las acciones inamistosas de Nicaragua, en días pasados el general venezolano Ovidio de Jesús Delgado Ramírez, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) Los Andes, amenazó con atacar blancos estratégicos en la isla, si se llegara a producir alguna incursión de tropas colombianas a suelo venezolano.

“Cuanta falta a Colombia un Chávez, nosotros siempre lo decimos y lo recalcamos, si osan poner un pie en el sagrado suelo patrio, nosotros iremos hasta Bogotá y hasta San Andrés”, afirmó Delgado Ramírez al tiempo que agregó que hay un principio de las relaciones diplomáticas internacionales que es el principio de la reciprocidad, “si usted pone un pie aquí, yo pongo un pie allá”.

Con el aumento de la retórica belicista y las acciones legales y políticas de las principales hipótesis de conflicto que tiene Colombia, las Fuerzas Militares del país continuarán demostrando su apresto operacional y las capacidades que tienen para defender la soberanía e integridad territorial de la nación.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!