Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

La Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC) culminó oficialmente el programa de modernización de los aviones de entrenamiento Embraer AT-27M ‘Tucano’ de la Fuerza Aérea Colombiana luego de entregar la totalidad de aviones involucrados en la iniciativa que tuvo una duración de seis años. El hecho fue conmemorado en una ceremonia llevada a cabo en el Comando Aéreo de Combate N°2, donde participaron altos funcionarios del Ministerio de Defensa y oficiales de insignia de la Fuerza Aérea Colombiana.

Diseñado para extender la vida útil de estas aeronaves de entrenamiento en 20 años, este proyecto de modernización incluyó la instalación de alas y trenes de aterrizaje nuevos y reforzados, una nueva suite de aviónica proporcionada por Rockwell Collins y una cabina de cristal de Cobham, que sustituyó a la antigua cabina analógica con sistemas modernos y dos grandes pantallas electrónicas multifunción.

En diálogo con webinfomil.com el Coronel (RA) Carlos Murillo, director del proyecto de modernización en la CIAC, explicó que “Los T-27 llegaron a Colombia en el año de 1992 con el objetivo de apoyar la instrucción avanzada de los pilotos militares de Colombia. En el marco del conflicto con las FARC estos aviones comenzaron a realizar misiones de instrucción como de apoyo aéreo cercano, lo que llevó que los aviones gastarán mucho más rápido su vida útil. Adicionalmente se les instalaron bombas y ametralladoras en sus planos, lo que también aceleró el desgaste de la estructura, causándole un estrés a la aeronave al igual que a los trenes de aterrizaje. Esto llevó a que en el año 2008 la Fuerza Aérea Colombiana tomara la decisión de modernizar las aeronaves en compañía de la empresa Embraer”

Además del nuevo equipo, la CIAC también realizó una revisión completa de los fuselajes para entregar la aeronave en condiciones de cero horas. Estos trabajos incluyeron inspección estructural de los aviones utilizando técnicas de inspección no destructivas, fabricación y reemplazo de ciertos componentes estructurales, la instalación de un nuevo cableado eléctrico, pintura y control de corrosión.

El primer prototipo fue actualizado por Embraer en Brasil en 2013, mientras que el resto de la flota de Tucano fue revisada y modernizada por la CIAC en sus instalaciones ubicadas en la Base Aérea "Mayor Justino Marino Cuesto" en Madrid, Cundinamarca.

“El primer avión se hizo en Brasil, allí asistieron oficiales y técnicos colombianos para aprender y lograr hacer la modernización de los aviones restantes acá en Colombia. La primera aeronave fue entregada a la Fuerza Aérea en 2014 y sucesivamente se fueron entregando año a año, hasta lograr el objetivo de entregar esta semana el último avión (FAC2263)” agregó el Coronel Murillo.

Según el funcionario de la CIAC, Colombia ahorró mucho dinero en este proceso debido a que con la modernización, estos aviones gozan de una nueva vida operativa que los mantendrá en servicio y relevantes durante 20 años, algo que solo hubiera sido posible conseguir con la compra de una nueva flota de aviones de entrenamiento con la consiguiente inversión de recursos económicos: “nos ahorramos entre el 60 y el 70% de lo que hubiera costado comprar una flota nueva de aeronaves en este momento” destacó Murillo.

Otro logro importante del proyecto es la certificación de "Centro de Servicio Autorizado" otorgada por Embraer a la CIAC para poder llevar a cabo este tipo de trabajos para la Fuerza Aérea Colombiana y para ofrecer esta capacidad a otras naciones latinoamericanas que operan el T-27 Tucano.

“En este momento somos los únicos certificados a nivel mundial para realizar ese tipo de modernizaciones, estamos certificados por la compañía Embraer para realizar este tipo de trabajos que se hacen con mano de obra 100% colombiana. La fuerza productiva de los técnicos que se retiran de la Fuerza Aérea estuvo activa en este proyecto, generando empleo en la mano de obra colombiana” destacó el CR(RA) Murillo.

Los modernizados AT-27M Tucanos de la Fuerza Aérea Colombiana operan con el Escuadrón de Combate 212 destacado en la Base Aérea de Apiay, ubicada en Villavicencio (Meta), donde han registrado más de 90000 horas de vuelo apoyando el entrenamiento de los nuevos pilotos militares colombianos, así como ejecutando misiones de apoyo aéreo contra grupos terroristas.

El Coronel Murillo también explicó que la nuevas tecnologías incorporadas a la aeronave facilitan las labores de entrenamiento de los nuevos aviadores militares: “es importante anotar que esta modernización facilitó a los pilotos la transición de aviones T-27 a los A-29 Super Tucano, e hizo que este cambio no causara tanto traumatismo, ya que los alumnos entrenan en aviones digitales para pasar a aviones digitales, lo que ahorra tiempo en horas de vuelo, porque ya el piloto no pasa de una aviónica análoga a una digital”.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!