Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En otra demostración de fuerza sin precedentes dirigida a Rusia, bombarderos B-52H Stratofortress de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos volaron desde el Reino Unido al espacio aéreo de Ucrania el día de hoy. Después de llegar allí, orbitaron durante un período prolongado justo en el borde de la península de Crimea ocupada por Rusia y cerca de áreas bajo el control de separatistas apoyados por el Kremlin. 

Estas misiones son las últimas de una oleada de movimientos geopolíticos entre Washington y Moscú y se producen una semana después de que un avión de combate ruso Su-27 Flanker realizara una maniobra potencialmente peligrosa frente a otro B-52H que volaba sobre el Mar Negro.

Tres B-52H, con los distintivos de llamada Julia 51, 52 y 53 partieron de la Base Aérea RAF Fairford en el Reino Unido el 4 de septiembre de 2020. Después de haber ingresado al espacio aéreo ucraniano, los B-52H volaron a la parte sureste del país y entraron en una órbita elíptica a lo largo de la costa del Mar de Azov. 

Esta exhibición del poder aéreo no fue solo para mostrar las capacidades de los Estados Unidos. Aparentemente, también fue el cebo en una operación de recopilación de inteligencia cuidadosamente planificada y dirigida contra las defensas aéreas rusas alrededor del Mar Negro.


Varios activos de inteligencia aérea, vigilancia y reconocimiento (ISR) de EE. UU., así como del Reino Unido, se vieron operando en el área de manera simultánea. Esto incluyó un avión espía RC-135V/W Rivet Joint, un Airseeker (versión británica del Rivet Joint) y un Sentinel R1 de la Real Fuerza Aérea.

La fuerte presencia de aeronaves de inteligencia tenían la intención de recopilar inteligencia electrónica de la respuesta de la defensa aérea rusa y sus nodos de comando y control en Crimea ante la presencia de los bombarderos.

La capacidad de los RC-135V/W y Airseeker para detectar, clasificar y geolocalizar varios tipos de emisores, incluidos los radares de defensa aérea, significa que habrían tenido una oportunidad valiosa de actualizar el orden de batalla electrónico de las fuerzas rusas en la región.

Rusia ha establecido una fuerte presencia de defensa aérea en Crimea desde que la ocupó ilegalmente en 2014, incluido el despliegue de sistemas de misiles tierra-aire S-400 y S-300 en nueve sitios diferentes.

Además de esto, el despliegue de dos bombarderos B-52 con capacidad nuclear a esta conflictiva zona está destinado a demostrar el apoyo de Estados Unidos a Ucrania. Al mismo tiempo, presenta un desafío visible para Rusia con respecto a su continua ocupación de Crimea y su apoyo a los separatistas que luchan contra las autoridades de Kiev.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!