Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El nuevo submarino Riachuelo de la Armada de Brasil, realizó su primera navegación independiente este miércoles 12 de agosto, sin la necesidad de utilizar remolcadores. Según una nota de Itaguaí Construções Navais (ICN), empresa responsable de la ejecución del proyecto, el navío pudo realizar todos los ejercicios navales programados.

“Entre los entrenamientos programados estaban los de propulsión y timones, sistema de combate, mesa táctica, radar, periscopios, eco y todos los sistemas de combate que asociados a la plataforma confirman la seguridad de la nave”, escribió la compañía.

El éxito de esta prueba permitirá llevar a cabo los siguientes pasos: inmersión estática e inmersión dinámica con el submarino en movimiento. El novedoso submarino de la clase Scorpene es capaz de lanzar torpedos y misiles, así como de distribuir minas navales en el camino de las embarcaciones enemigas.

De acuerdo con la Marina brasileña, el submarino, que cuenta con una autonomía de más de 70 días, será usado para patrullar el litoral y proteger el patrimonio natural que se extiende en 3,5 millones de kilómetros de costa, denominada la "Amazonía Azul".


El aparato, de 72 metros de longitud, pesa 1.870 toneladas, tiene una capacidad para 35 tripulantes y a 300 metros de profundidad puede llegar a alcanzar 20 nudos de velocidad, equivalentes a 37 kilómetros por hora. 

El submarino, que lleva dos años en pruebas antes de ser incorporado a la Marina, es el resultado de un acuerdo con Francia alcanzado en 2008, cuando el Gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) firmó un acuerdo de transferencia de tecnología entre Brasil y Francia.

El acuerdo contemplaba la construcción de cuatro submarinos convencionales y un quinto nuclear; Riachuelo es el primero; los otros tres, "Humaitá", "Tonelero" y "Angostura" (todos los nombres hacen alusión a batallas del siglo XIX), se prevé que estén terminados en 2020, 2021 y 2022, respectivamente.

La construcción de estos sumergibles se enmarca en el Programa de Desarrollo de Submarinos (Prosub), que tendrá un coste total de 30.000 millones de reales (más de 8.000 millones de dólares) y se espera que genere 20.000 empleos directos y 40.000 indirectos, según datos de la Marina.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!