Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Luego que Donald Trump lanzara la operación antidrogas más grande y jamás vista en Latinoamérica -con un impresionante despliegue naval y aéreo- para evitar que las organizaciones narcoterroristas se aprovecharan de la crisis por el COVID-19 para despachar grandes cargamentos de droga a Estados Unidos; buques de guerra del país norteamericano interceptaron tres semisumergibles en menos de una semana.

El pasado 14 de mayo el destructor de clase Arleigh Burke, el USS Pinckney (DDG 91) con un destacamento LEDET de la Guardia Costera de los Estados Unidos incautó un semisumergible con 1400 kilogramos de cocaína.

En esa operación participó un avión de patrulla marítima P-8 Poseidon de la Armada de los EE.UU. asignado al Escuadrón de Patrulla (VP) 26, quien ubicó a la embarcación de bajo perfil (LPV). El Pinckney, maniobró con sus helicópteros embarcados del Escuadrón de ataque marítimo HSM-75 e interceptó la nave sospechosa.

La tripulación del Pinckney recuperó un total de 70 pacas de cocaína por un total estimado de 1.400 kilogramos, con un valor mayorista de más de $28 millones de dólares.

"Este fue realmente un esfuerzo de equipo", dijo el Comandante Andrew Roy, oficial al mando del USS Pinckney. “El apoyo aéreo que recibimos fue de primera clase. Pudimos llevar a cabo esta operación de manera segura y exitosa debido al excelente profesionalismo del equipo de la Armada y Guardacostas”.

Tan solo un par de días después, el 16 de mayo el USS Pinckney (DDG 91) incautó nuevamente más de 2.700 kilogramos de cocaína en el Océano Pacífico a bordo de otro semisumergible. En la embarcación fueron halladas 136 pacas de cocaína con un valor mayorista de más de $ 54.3 millones de dólares.

"Este golpe demostró la flexibilidad de los múltiples buques y aviones que realizan operaciones antinarcóticos en el Pacífico Oriental", dijo el comandante Andrew Roy, oficial al mando de Pinckney. "Todo el equipo ejecutó con profesionalismo y precisión para ayudar a llevar las drogas a la cubierta".

El USS Pinckney se despliega en el área de operaciones de la Cuarta Flota de los EE. UU. Que lleva a cabo las misiones mejoradas de operaciones antidrogas del Sur del Comando Sur y la Fuerza de Tarea Conjunta de los EE. UU. En el Caribe y el Pacífico Oriental.

En otra misión de patrullaje, la Guardia Costera de Estados Unidos incautó más de 3,100 libras de cocaína a mediados de mayo con un valor estimado de $53.5 millones tras interceptar una embarcación rápida de bajo perfil en aguas internacionales del Océano Pacífico frente a América Central.

Un avión de patrulla marítima detectó una posible embarcación de contrabando y dirigió al patrullero oceánico USCG James (WMSL-754) a la posición donde se encontraba la nave sospechosa. Una vez en la escena, la tripulación de James subió a la lancha de bajo perfil encontrando a cuatro presuntos contrabandistas e incautando 3,100 libras de cocaína.

El 1 de abril, el Comando Sur de los EE.UU. comenzó a incrementar las operaciones antinarcóticos en el hemisferio occidental para interrumpir el flujo de drogas en apoyo de los objetivos de seguridad nacional presidenciales. 

Numerosas agencias estadounidenses de los Departamentos de Defensa, Justicia y Seguridad Nacional cooperaron en el esfuerzo por combatir el crimen organizado transnacional. La Guardia Costera, la Armada, la Aduana y la Protección de Fronteras, el FBI, la Administración de Control de Drogas y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, junto con agencias asociadas aliadas e internacionales, juegan un papel en las operaciones antidrogas.

La lucha contra los carteles de la droga en el Océano Pacífico Oriental requiere la unidad de esfuerzo en todas las fases, desde la detección, el control y las interceptaciones, hasta el enjuiciamiento penal por parte de socios internacionales y las oficinas de los fiscales de los EE. UU. en distritos de todo el país. 

La fase de aplicación de la ley de las operaciones de contrabando en el Océano Pacífico Oriental se lleva a cabo bajo la autoridad del 11º Distrito de la Guardia Costera, con sede en Alameda. Las interdicciones, incluidos los abordajes reales, son dirigidas y realizadas por miembros de la Guardia Costera de los EE.UU.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]