Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

El gigante aeronáutico estadounidense Boeing ha roto su alianza con Embraer. El fabricante norteamericano, que atraviesa un momento muy delicado por la crisis del 737 MAX y la pandemia del coronavirus, ha decidido no seguir adelante con la compra del 80% de la división comercial de la brasileña por unos 3.800 millones de dólares y con la creación de joint venture para la búsqueda de nuevos mercados para el avión militar de carga C-390 Millennium y el desarrollo de aerotaxis (movilidad aérea urbana).

En un comunicado, Boeing indicó que ha "ejercido sus derechos" a rescindirlo porque Embraer "no cumplió las condiciones necesarias" dentro de un plazo límite que venció ayer viernes, pese a que la colaboración había recibido "aprobación incondicional" de todos los reguladores implicados excepto la Comisión Europea.

"Boeing trabajó diligentemente durante más de dos años para finalizar su transacción con Embraer. En los últimos meses, hemos tenido negociaciones productivas, aunque en última instancia infructuosas, sobre ciertos términos del acuerdo que no se han cumplido", justificó Marc Allen, responsable de Boeing de esta operación, sin dar detalles sobre los criterios que truncaron la transacción. 

"Queríamos resolverlos todos antes de la fecha límite, pero eso no sucedió", dijo. Para Allen, la rescisión es "profundamente decepcionante", pero las firmas "han alcanzado un punto en el que continuar las negociaciones en el marco" de ese acuerdo "no va a resolver los problemas pendientes".

La compañía brasileña respondió también a través de un duro comunicado: "Embraer cree firmemente que Boeing terminó indebidamente el Acuerdo Global de Operación (MTA, en inglés) y fabricó falsas alegaciones como pretexto para intentar evitar sus compromisos de cerrar la transacción y pagar a Embraer el precio de compra de 4.200 millones de dólares", señaló la brasileña en un comunicado.

Un memorando de entendimiento, firmado por ambas compañías en julio de 2018, estipuló que Boeing tomaría el control de esta actividad por 4.200 millones de dólares, lo que le habría permitido controlar el 80% del capital del nuevo grupo. El 20% restante habría permanecido bajo el control de la empresa brasileña.

Los fabricantes, que anunciaron la operación en julio de 2018, tenían previsto afinar detalles a lo largo de 2019 poniendo el 24 de abril de 2020 como fecha límite para cerrar la operación. Aunque se podía extender el plazo si las dos partes estaban de acuerdo, Boeing ha decidido utilizar la ventana para dar por concluido la aventura y pagar los entre 75 y 100 millones de indemnización por anular del acuerdo.

No hay que olvidar que la firma de EEUU, que perdió 633 millones de dólares el año pasado, no pasa por su mejor momento financiero. En enero obtuvo una línea de crédito extra de 12.000 millones de dólares para hacer frente a las consecuencias de tener el 737 MAX parado, que ya le está pasando una factura de 19.000 millones de dólares. Ahora pide ayudas a la Administración Trump por 60.000 millones de dólares para sobrevivir a la paralización del sector aéreo. 

El plan de fusión se anunció unos días después de la entrada en vigor de la asociación entre Airbus y la canadiense Bombardier, que permitió a los europeos tomar el control del programa Cseries. Con la adquisición de Embraer, Boeing iba a competir con su rival europeo en el segmento de aviones regionales. Al mismo tiempo, permitiría que Embraer se beneficiara de la fuerza de comercial de Boeing.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]