Rusia ha comenzado a trasladar a Turquía los equipos del sistema de defensa con misiles tierra-aire S400 , que ya han empezado a llegar a un aeropuerto militar de Ankara a pesar de las advertencias de Estados Unidos contra la adquisición de este potente sistema de defensa aéreo.

Este sistema de defensa aérea forma parte del armamento del Ejército ruso desde 2007. Permite interceptar y abatir cualquier amenaza en el cielo, tanto un avión como un misil. Según su constructor, el gigante ruso armamentístico Almaz-Antey, los S-400 tienen un alcance de 400 km y pueden desplegarse en cuestión de cinco minutos.

Una batería de S-400 consiste en varios vehículos: un puesto de mando, varios radares móviles y hasta 12 lanzadores, enormes camiones con cuatro misiles cada uno. Estos sistemas de defensa ya han sido desplegados por ejemplo en la península de Crimea y en Siria (para proteger las bases rusas).

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró el pasado 15 de julio que la entrega del sistema de defensa antiaérea ruso S-400 a su país se completará en abril de 2020, informa la agencia Anadolu. Además, Erdogan ha adelantado que el nuevo objetivo de Ankara será la producción conjunta con Rusia de este material militar.

"Ellos dijeron que Turquía no compraría los S-400", ha recordado el jefe de Estado en referencia a sus socios occidentales. "Por el contrario, el octavo avión [con los elementos de S-400] ya ha llegado aquí, y la descarga está en marcha", ha señalado.

"Espero que en abril de 2020 terminemos este proceso. Nos convertimos en uno de los pocos países con los sistemas de defensa aérea más avanzados", ha concluido Erdogan su discurso en Ankara. "El objetivo es fabricarlos junto con Rusia, y lo haremos", ha subrayado.

En el marco del acuerdo, cien especialistas turcos fueron enviados a Rusia para recibir capacitación en los sistemas antimisiles, y en el futuro su número puede multiplicarse por diez, indicó Erdogan. Asimismo, destacó que "la adquisición de los S-400 influirá fuertemente en la OTAN", y que la alianza "debería estar feliz por ello".

Adiós al F-35

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró que Ankara no podrá adquirir los aviones de combate F-35, de producción estadounidense, porque optó por comprar el sistema de defensa antimisiles ruso S-400. De acuerdo con Trump, la situación no es justa porque Turquía quería comprar a EE.UU. el sistema Patriot, pero prefirió hacer negocios con Rusia.

"Turquía también ha encargado más de 100 aviones F-35, sustancialmente más de 100, y ellos tenían planes de pedir más, pero como tienen un sistema de misiles fabricado en Rusia, ahora tienen prohibido comprar más de 100 aviones", aseguró Trump.

Tan solo un día después del anuncio de Trump, el departamento de prensa de la Casa Blanca emitió un comunicado donde confirmaban formalmente el retiro del país euroasiático del mayor programa de armamento de la historia. "Desafortunadamente, la decisión de Turquía de comprar sistemas de defensa aérea S-400 rusos hace imposible su participación continua en el programa F-35. El F-35 no puede coexistir con una plataforma de recopilación de inteligencia rusa que se utilizará para conocer sus capacidades avanzadas".

El comunicado también afirma que "Los Estados Unidos han estado trabajando activamente con Turquía para proporcionar soluciones de defensa aérea para satisfacer sus legítimas necesidades de defensa aérea" y ha realizado múltiples ofertas proporcionarle Turquía el avanzado sistema de defensa aérea estadounidense PATRIOT.

"Turquía ha sido un socio de larga data, de confianza y aliado de la OTAN durante más de 65 años, pero aceptar el S-400 socava los compromisos que todos los aliados de la OTAN se hicieron entre sí para alejarse de los sistemas rusos. Esto tendrá efectos perjudiciales en la interoperabilidad turca con la Alianza" aseguró Estados Unidos. 

Finalmente la Casa Blanca asegura que "Estados Unidos todavía valora mucho nuestra relación estratégica con Turquía. Como Aliados de la OTAN, nuestra relación es de múltiples capas y no se centra únicamente en el F-35. Nuestra relación de militar a militar es sólida y continuaremos cooperando con Turquía de manera extensa, teniendo en cuenta las limitaciones debidas a la presencia del sistema S-400 en Turquía".

Esta reacción del gobierno estadounidense se produce días después de que Turquía recibiera las primeras entregas del sistema de defensa aérea ruso y su presidente, Recep Tayyip Erdogan, declarara que la entrega de los S-400 a su país se completará en abril del 2020. Además, Erdogan adelantó que el nuevo objetivo de Ankara será la producción conjunta con Rusia de este material militar.

Además de terminar la participación de Turquía en el programa F-35, es muy probable que Estados Unidos imponga sanciones económicas contra Turquía.

El gobierno de Ankara comenzó su participación en el programa multinacional Joint Strike Fighter (JSF), dirigido por Estados Unidos, a principios de la década de 2000 y planeaba mejorar su defensa aérea con cerca de 100 cazas F-35 en la próxima década. Esos cazas ahora quedarán disponibles para otras fuerzas aéreas del programa o nuevos países que quieran adquirir el avanzado avión de combate sigiloso.

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de Webinfomil

Webinfomil.com - Revista digital especializada en noticias de actualidad, orden público, aviación y la industria de seguridad y defensa. ¡10 años informando!
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua