La ministra de Defensa de España, Margarita Robles, ha solicitado participar en el proyecto del futuro caza europeo que lideran Alemania y Francia, para que nuestro el país ibérico sea miembro de pleno derecho del próximo desarrollo.

En cartas dirigidas a las titulares de las carteras de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, y Francia, Florence Parly, la ministra Robles les ha manifestado “el firme interés del Gobierno español” porformar parte del Sistema de Armas de Nueva Generación o NGWS “desde su fase inicial”, única forma de que la industria aeronáutica y electrónica española asuma una importante carga de trabajo en el desarrollo del proyecto.

En la misiva que dirige a sus homologas, Robles expresa la voluntad española de participar “como socio de pleno derecho”, lo que tendrá que oficializarse mediante la firma de un Memorándum de Entendimiento (MOU) o una Carta de Intenciones (LOI) entre los tres países. Defensa estima que convertirse en socio del NGWS supondrá una inversión inicial de alrededor de 25 millones de euros durante los próximos dos años.

“La participación de España desde la fase de inicio del futuro caza de combate europeo es imprescindible para mantener las capacidades de nuestra industria de defensa”

Aunque España ofrece como argumento que el Ejército del Aire “debe relevar antes de 2025 los 20 aviones de combate EF-18 desplegados en la base de Gando (Canarias) y hacia 2030 los 65 restantes”, es totalmente improbable que el futuro caza europeo llegue a tiempo para sustituir a los reactores españoles, dado que el proyecto todavía se encuentra en fase de estudio y el desarrollo de este tipo de aparatos supone alrededor de 20 años de arduos trabajo.

El NGWS pretende ser el avión de combate de sexta generación que a partir de 2040 sustituya al avión de combate francés Rafale y al europeo Eurofighter Typhoon. Sin embargo, por el momento hay en marcha dos proyectos que pretenden liderar el futuro mercado europeo de aviones de combate en la segunda mitad del siglo XXI: el programa franco-alemán y el británico Tempest, que cuenta con el apoyo de Holanda e Italia.

A tenor de las enormes inversiones que conlleva el desarrollo de un caza de sexta generación pilotado, el ministerio de Defensa español asegura que “tiene el convencimiento de que ambos proyectos acabarán fusionándose”.

Los estudios preliminares contemplan que el NGWS forme parte del Sistema de Combate Aéreo Futuro o FCAS, que estará conformado por una panoplia de satélites, misiles de crucero y un enjambre de drones, que embarcarán los sensores y los diferentes sistemas de armas que se controlarán desde el avión.

Fuente: FlyNews

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de WebInfomil

Webinfomil.com - Revista digital especializada en noticias de actualidad, orden público, aviación y la industria de seguridad y defensa. ¡10 años informando!
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua