Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Estados Unidos está próximo a conmemorar una nueva posesión presidencial y luego de los hechos de violencia que se presentaron el pasado 6 de enero, cuando manifestantes partidarios del actual Presidente Donald Trump invadieron el capitolio, las fuerzas federales y el ejército del país norteamericano han desplegado una impresionante fuerza militar para resguardar el acto.

En reacción a esos eventos y como resultado de una avalancha de información de inteligencia preocupante, el centro de la capital de la nación se ha convertido en una fortaleza custodiada por miles de agentes de la ley de agencias federales y locales respaldados por un despliegue sin precedentes de la Guardia Nacional con un total de 25.000 soldados destacados. Eso es aproximadamente cinco veces la cantidad de tropas desplegadas en este momento en Afganistán, Siria e Irak juntos.

Esta cifra de 25.000 se suma a las fuerzas activas que también participan en la seguridad para la posesión presidencial, que también se cuentan por miles. En comparación, sólo 8.000 soldadosde la guardia nacional participaron en la toma de posesión de Trump en 2016.

Estas fuerzas están llegando desde todos los rincones de los Estados Unidos en un flujo constante de aviones de transporte militar que llegan a la capital. Al mismo tiempo se han erigido vallas fortificadas alrededor del área donde se realizará la ceremonia y se ha acordonado una gigantesca "zona verde" a la cual solo personal autorizado podrá ingresar.

El nivel de seguridad y de sospecha es tan alto que este martes 19 de enero dos miembros de la Guardia Nacional fueron retirados del contingente que se encargará de la seguridad durante la ceremonia de toma de posesión de Joe Biden, debido a lazos con milicias ultraderechistas, informaron fuentes oficiales.

Hasta ahora las autoridades no han detectado ningún complot concreto contra Biden. La información fue suministrada por una fuente del Ejército y un funcionario de inteligencia, que pidieron no ser identificados debido a las normas del Departamento de Defensa sobre declaraciones a la prensa. Las fuentes no detallaron en qué unidad están sirviendo los dos individuos, ni a qué milicia ultraderechista pertenecían.

Al ser preguntado al respecto el martes por AP, la Guardia Nacional remitió toda interrogante al Servicio Secreto, afirmando: “Por razones de seguridad operacional, no hablamos sobre el contenido o el resultado del proceso de investigación a miembros de las fuerzas armadas que participan en la seguridad de la toma de posesión”. El Servicio Secreto es una agencia federal bajo la supervisión del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos que entre otras funciones protege la integridad del presidente, el vicepresidente, los expresidentes y sus familiares cercanos.

El Servicio Secreto había dicho a la AP el lunes que no haría comentarios sobre si algún miembro de la Guardia Nacional ha sido excluido de las medidas de seguridad que rodean a la toma de posesión.

El Washington Post informó este martes que el FBI ha advertido a las fuerzas de seguridad que los extremistas de ultraderecha han planeado hacerse pasar como miembros de la Guardia Nacional para infiltrarse en áreas sensibles, y otros han revisado los mapas de los puntos vulnerables de la ciudad, signos de posibles esfuerzos para interrumpir la investidura del miércoles.

El documento, un resumen de las amenazas que el FBI identificó en una reunión de inteligencia del lunes, advirtió que tanto los “lobos solitarios” como los adherentes a la ideología extremista de QAnon, algunos de los cuales se unieron al violento asedio al Capitolio el 6 de enero, han indicado que planean venir a Washington para la ceremonia de juramento del presidente electo Joe Biden.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, dijo el domingo que las autoridades están conscientes de la posible amenaza y advirtió a los comandantes que estén alertas ante cualquier problema al interior de sus filas a medida que se acerca el cambio de poder. Sin embargo, a la fecha él y otros altos funcionarios aseguran que no han visto asomo de amenaza alguna, y las autoridades señalaron que en la investigación tampoco ha aflorado alguna situación irregular.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!