Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

El Comando Aéreo de Combate es un Unidad que ha logrado llegar con verdadera vitalidad a sus sesenta y seis años; la participación en sucesos decisivos de la vida nacional, ha enriquecido con importantes episodios su historia.

Con la llegada al país de los dos primeros helicópteros el gobierno aprecio la utilidad de estas aeronaves y se adquirieron los helicópteros BELL H — 13 modelo D, con los cuales se inició el entrenamiento para los primeros pilotos. Para tal fin se contrataron los servicios de dos instructores extranjeros quienes colaborarían en su formación y la del personal técnico.

Una vez determinada La población de Melgar, más exactamente la vereda Tiusacá, como sitio más propicio para la operación de helicópteros, se nombró como primer comandante de la naciente base a Eria al señor teniente Rafael Pinto Serrano, hijo del ex comandante de la fuerza, el señor Coronel Luis F. Pintó Parra, nombre actual de la Unidad.

En los años 1953 y 1954 a causa de la difícil situación de orden público, especialmente en el departamento del Tolima, pilotos y tripulaciones cumplieron misiones de apoyo tales como reconocimientos, enlace y abastecimientos de las tropas. En esta forma el apoyo se vio aumentado con la nueva promoción de pilotos y con la llegada al país de cuatro helicópteros BELL 47 versión G y tres Hiller versión 12A.
Éstos pequeños pero efectivos helicóptero se abrirían paso entre la selva y las montañas para evacuar los soldados enfermos o heridos y localizar las patrullas, que por razón de la vegetación se perdían en la selva.

Fue así como surgió la necesidad de reforzar y aumentar los efectivos de tripulaciones y helicópteros, para afrontar la gran cantidad de requerimientos de apoyo aéreo. Gracias al destacado papel que había realizado en el entrenamiento los pilotos de la Fuerza Aérea, que pese a encontrarse con una nueva modalidad de vuelo, se adaptan fácilmente hasta clase de misiones, haciendo de su labor una hora significativa y profundamente humana. Es así como se instalaban camillas a los lados de los patines y en estas no sólo se transportaban víveres y abastecimiento sino muchas veces heridos y muertos.

Desde 1954 y especialmente a partir del 13 de diciembre de este año, la base de helicópteros orientó sus actividades hacia el cumplimiento de misiones de orden público constituyéndose el Helicóptero en el medio indispensable en las operaciones contra insurgencias.

La presencia de nuestros Colibríes de metal marcaba entonces un nuevo derrotero en la vida nacional; decididas y en muchas ocasiones heroicas acciones fueron de gran ayuda para nuestros compatriotas en diversas circunstancias que sean relevantes en el contexto nacional.

Aunque sería demasiado extenso mencionar todas y cada una de ellas recordamos los más importantes acontecimientos:

1. El incendio del edificio Avianca: el día 23 de julio de 1973 se produjo en la capital de la República uno de los más grandes incendios ocurridos en edificación alguna en el perímetro urbano de la ciudad aquel día el primer aviso acerca del incendio en el edificio de Avianca, Dónde tripulación BEll-212 presidencial junto con helicópteros de Helicoll, se dieron la tarea de realizar el difícil rescate de las casi 500 personas que se encontraban en los pisos superiores del edificio.

2. Desastre de Armero: el 13 de noviembre de 1985 en las horas de la madrugada, hizo erupción el cráter Arenas del volcán Nevado del Ruiz lo que generó una formación de deshielo y lodo sepultando al 95% de la población de Armero causando incalculables pérdidas humanas. A tempranas horas desde la Base de Melgar cuatro helicópteros tipo UH-1H, y Bell 205 A-1 en misión de Auxilio siendo estas las primeras aeronaves que iniciaron una maratónica y agobiante labor entre lagos de lodo, para rescatar los heridos y damnificados. Esta labor exigió de tosas las tripulaciones involucradas, pericia, valor, serenidad y mucha valentía para afrontar esta dolorosa tarea.

3. Desastre del río Páez: en junio de 1994 a las 3:47 de la tarde en la cuenca alta del río Páez, en el municipio del mismo nombre en el departamento del Cauca, se presentó un terremoto que produjo un desprendimiento de tierra, taponando el río Páez y el rio La Plata, cubriendo casi 15 municipios de los departamentos del Huila y Cauca. En esta ocasión la Base Aérea de Melgar, se hizo partícipe no solo en la operación de rescate sino de la posterior recuperación de la zona.

El Comando Aéreo de Combate No. 4, cumple 66 años conducido incansablemente operaciones aéreas realizado desde el 2019, 25 misiones de vigilancia en zonas de riesgo, 11 misiones de búsqueda y salvamento, 03 evacuaciones aeromédicas, extinción de incendios donde se han atendido 3.513 áreas afectadas; además, de operaciones en contra de Grupos Armados Organizados, -GAO-, y minería ilegal.
66 años liderando actividades de responsabilidad social contribuyendo de forma eficiente en las zonas más vulnerables, llevando progreso con desde el 2019 hasta la fecha con 06 Jornadas de Apoyo al Desarrollo, 02 “Plan corazón Amigo” y 54 actividades de acercamiento; logrando de esta manera unir lazos de amistad en pro de contribuir con las necesidades de la población en los departamentos del Tolima, Huila y Cundinamarca.

Es por eso que para este 13 de marzo se realizará la ceremonia en conmemoración a los 66 años del CACOM 4, exaltando la labor de hombres y mujeres que de manera permanente cumplen con la misión institucional, ejerciendo un trabajo impecable.

Su Fuerza Aérea Colombiana, desde el Comando Aéreo de Combate No. 4, continuará brindando seguridad y tranquilidad a toda la población, cumpliendo con la misión institucional, salvaguardado desde el cielo el territorio colombiano.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!