Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Dos estadounidenses -un soldado y un subcontratista- y un militar británico murieron este miércoles en ataques con cohetes contra una base militar en Irak, en una nueva escalada en la tensión entre Estados Unidos y sus aliados, por un lado, y entre Irán y sus combatientes, por otro.

Después de este ataque, el más mortífero en años contra una base con soldados estadounidenses, hubo bombardeos aéreos contra posiciones de combatientes iraníes en la frontera entre Irak y Siria, informó a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman. Estos ataques aéreos mataron a 18 paramilitares iraquíes, según la misma fuente.

En una conversación telefónica, el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo y su homólogo británico Dominic Raab "reiteraron la solidaridad" de sus países y exigieron que los autores de los ataques "rindan cuentas", según el departamento de Estado estadounidense.

Es el vigésimo segundo ataque desde finales de octubre contra intereses estadounidenses en Irak. No ha sido reivindicado, pero Washington, que lidera la coalición internacional antiyihadista en Irak, suele atribuir este tipo de ataques a las facciones iraquíes pro-Irán.
Los funcionarios estadounidenses no dijeron cuál grupo creen es el responsable del atentado, pero es probable que se trate de Kataib Hezbollah u otras milicias respaldadas por Irán.

La base Taji, localizada justo al norte de Bagdad, ha sido utilizada como campo de entrenamiento durante varios años. Actualmente hay unos 6.000 soldados estadounidenses en Irak, capacitando o asesorando a las fuerzas iraquíes, o realizando misiones antiterrorismo.

Kataib Hezbollah ejecutó un ataque con cohetes a finales de diciembre contra una base militar en Kirkuk, donde murió un contratista estadounidense, lo que provocó una respuesta del ejército de Estados Unidos.

A su vez, eso generó protestas frente a la embajada de Washington en Bagdad. Y posteriormente el gobierno estadounidense lanzó un ataque aéreo el 3 de enero en el que abatió al militar iraní de mayor rango, el general Qassem Soleimani, así como a Abu Mahdi al-Muhandis, líder de las milicias respaldadas por Irán y a las cuales pertenece Kataib Hezbollah.