El jefe de las FARC Rodrigo Londoño Hoyos, Alias Timochenko, regresó hoy a Colombia para iniciar su campaña como candidato presidencial por el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC). El guerrillero se encontraba en Cuba sometiéndose a un tratamiento médico tras sufrir problemas de salud.

“Ya en Colombia, afortunado de haber llegado el día de mi cumpleaños a la tierrita. Ahora más que nunca tengo la energía, ganas y anhelos puestos en el camino emprendido de la paz”, indicó Timochenko en Twitter.

El lanzamiento oficial de su candidatura presidencial lo realizará en Bogotá junto a su fórmula vicepresidencial Imelda Daza, quien expresó que superadas las condiciones médicas Timochenko se enfocará en sacar adelante su campaña.

Cabe recordar que las plenarias del Senado y Cámara aprobaron en el marco del controvertido proyecto de ley que reglamenta la Justicia Especial de Paz un artículo que autoriza la participación política de las Farc sin ser juzgados por los atroces crímenes que cometieron durante 50 años de conflicto.

Timochenko, quien quiere suceder a Juan Manuel Santos como presidente de Colombia, tiene un extenso prontuario de crímenes con decenas de condenas por asesinatos, secuestros, toma de rehenes, desplazamiento forzoso y reclutamiento infantil, con sentencias que oscilan entre 10 y 40 años de prisión. 

Además tiene en su contra 182 procesos judiciales, de los cuales 106 incluyen el cargo de homicidio. En tan solo 13 de sus condenas las penas de prisión suman 448 años y la Fiscalía General de la Nación ha emitido en su contra 141 órdenes de captura y 57 medidas de aseguramiento. 

Estas son algunas de sus casi incontables condenas

Fue condenado a 40 años de prisión por la toma del municipio de Mitú, en la que más de 1.000 guerrilleros dejaron un saldo de 43 muertos y 61 policías secuestrados. 

Fue condenado a 40 años de prisión por el ataque al municipio de Miraflores, Guaviare, allí destruyeron la base del Ejército, la sede de la Policía, el hospital y hasta la iglesia. Murieron 19 personas, de las cuales 16 eran militares, y secuestraron a 129 uniformados más entre militares y policías. 

Fue condenado a 40 años de prisión por el ataque al municipio de Miraflores, Guaviare, allí destruido la base del Ejército, la sede de la Policía, el hospital y hasta la iglesia. Murieron 19 personas, de las cuales 16 eran militares, y obtuvieron 129 uniformados más entre militares y policías.

Condenado a 40 años de prisión por la masacre de Tierralta, Córdoba, cuando 200 farianos entraron a tres veredas y mataron a 22 personas por ser presuntos auxiliadores de grupos de autodefensas. 

Fue condenado a 40 años de prisión por el atentado contra una embarcación que viajaba por el río Ariari, a la altura del municipio de Puerto Rico, Meta; en este lugar murieron 2 soldados y un civil, además del hijo de este.

Fue condenado a 31 años por el atentado en el hotel de Acapulco, de Puerto Rico, Meta, en el que murieron 1 vendedora de frutas, 2 menores de edad, 1 teniente y dos soldados y 23 personas que quedaron heridas, de ellas 10 fueron uniformados.

Fue condenado a 40 años de prisión por una bomba contra una estación de policía en Bogotá, en el que murieron 4 policías, una niña y su mamá.

Fue condenado a 25 años de prisión por el asesinato del Obispo de Cali, Monseñor Isaías Duarte Cancino. La sentencia incluye el pago de una multa de $ 1,000 millones a favor de la familia del jerarca de la Iglesia Católica.

Es acusado por la Fiscalía por la explosión de un carro bomba cerca de un puesto militar en Vistahermosa, Meta, en el que hubo 1 muerto.

Fue condenado a 34 años por la toma del municipio de Gigante, en la que hubo 3 muertos, 1 herido y 1 secuestrado.

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de WebInfomil

Webinfomil.com - Revista digital especializada en noticias de actualidad, orden público, aviación y la industria de seguridad y defensa. ¡10 años informando!
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua