La tristeza e indignación se tomó la Plaza de Bolívar de Bogotá en la mañana de este martes; cientos de militares y policías rindieron honores a los cuatro uniformados que permanecieron hasta por 13 años secuestrados.

La Plaza se vistió de luto; se levantaron las banderas del Capitolio Nacional, la Alcaldía Mayor y del Palacio de Justicia; un desfile militar acompañó a los cuerpos de los sargentos Libio José Martínez y Álvaro Moreno; y de los mayores Elkin Hernández Rivas y el coronel Édgar Yesid Duarte, hasta la Catedral Primada, lugar donde familiares, amigos, funcionarios públicos y medios de comunicación esperaban el inicio de la eucaristía.

Los ataúdes cubiertos por la bandera nacional, fotografías de los cuatro uniformados, víctimas de las Farc, y cientos de flores enaltecieron la valentía de quienes soportaron por años las cadenas del secuestro.

Durante el sepelio estuvieron presentes personajes que hicieron historia por ser los rostros de la lucha por la libertad, doña Emperatriz de Guevara, madre de Julián Ernesto Guevara quien murió en cautiverio.

También los exsecuestrados John Frank Pinchao, quien huyó consiguiendo la libertad; Clara Rojas, exsecuestrada liberada; Sigilfredo López, único diputado sobreviviente del secuestro en el que fueron asesinados otros asambleístas del Valle y Consuelo González de Perdomo, exsecuestrada, entre otros se hicieron presentes.

Y el rostro más reciente que hoy vive la tragedia del asesinato de su padre Libio José Martínez, es Johan Stiven, quien fue por muchos años la esperanza de los secuestrados y sus familiares y que pese a la pérdida de su papá este martes envió un mensaje de fortaleza a quienes continúan en la selva.

Al salir de la Catedral, Johan Stiven agradeció al país por la solidaridad, “gracias Colombia por haber orado durante estos 13 años, esos 11 meses y 5 días conmigo, por el regreso de mi padre, que lastimosamente no fue como nosotros esperábamos, pero yo sé que desde donde esté me va a poyar y me va a mandar toda su bendición, les gradezco Colombia por este apoyo”.

Por su parte, Viviana Duarte, hija del secuestrado asesinado Édgar Yesid Duarte, manifestó que el este es un problema de todo Colombia “somos un solo país y todos tenemos que seguir luchando por los secuestrados que quedan”.

Agregó que “las cosas fueron muy injustas, yo vine a pedir la libertad de mi papá y me entregan un cadáver. Las Farc los asesinó y no les importó lo que nosotros sintiéramos, las Farc son terroristas, asesinos, lo siento y no le deseo esto a nadie”.



PIDEN SALIDA HUMANITARIA

Exsecuestrados y familiares de las víctimas insistieron en que el Gobierno Nacional no debe descartar otras salidas al conflicto.

La esposa de Edgar Yesid Duarte, Susi, aseguró que en el secuestro él siempre estuvo en desacuerdo con el rescate militar y por eso pidió que primero les garanticen la vida a los secuestrados.

“Él estuvo en desacuerdo con un rescate a sangre y fuego. Le digo al Gobierno que se le garantice la vida a los secuestrados porque no es justo que personas que han estado privadas de la libertad por más de 13 años nos las entreguen de esta manera”, señaló.

“Hay mucha indiferencia en nuestro país y desafortunadamente a veces esa indiferencia es la causa de todos estos finales tan tristes como la muerte de los secuestrados”, afirmó refiriéndose a los cuatro uniformados fusilados por las Farc.

Clara Rojas expresó su dolor por este hecho y le pidió al Gobierno y a la guerrilla que hagan un esfuerzo para buscar otra salida al conflicto, “yo creo que para que haya una solución tiene que ser un esfuerzo de ambas partes. La libertad de las personas es el mayor esfuerzo que tenemos que lograr y seguir trabajando por la paz”.

Aseguró que aunque el rescate militar es una facultad que tiene el Gobierno, “yo les pediría es que no descarten otras posibilidades, yo pienso que la salida humanitaria también es posible, la Iglesia y la comunidad internacional podría apoyar, pero no pensar que el rescate es la única posibilidad y que cuando no sale es completamente desafortunado”.

Finalmente, Consuelo González de Perdomo, quien también vivió el secuestro en el pasado lamentó que “cuánto años atrás nos hubiéramos evitado toda una cantidad de muertos de los secuestrados, ya conocemos los resultados yo creo que lo mejor era una salida humanitaria y que regresaran todos vivos”.

Insistió en que los intentos de rescate militar “sino están bien diseñados son un riesgo altísimo para la vida de los secuestrados, ellos nos lo advertían, cualquier intento de rescate la orden es de asesinarlos”.

Fuente: Colprensa
Fotos: Presidencia De La República (SIG)

Acerca de Garcia

Webinfomil.com es el portal de noticias que te mantiene actualizado en todos los temas de la industria aerospacial, de defensa y seguridad; de Colombia, latinoamérica y el mundo
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua